1| De golpe en golpe

Zimbaue no estará en Rusia’18. Algo no demasiado sorprendente, teniendo en cuenta que nunca se ha clasificado para el Mundial. De hecho, ni siquiera tuvo la oportunidad de participar en la fase de clasificación debido a una sanción que le impuso la FIFA. El máximo organismo del fútbol mundial tomó la decisión debido a los impagos denunciados por el exseleccionador José Claudinei, que ocupó el cargo solo unos meses en 2008. La FIFA llevaba reclamando que se hiciera el pago desde el año 2012. Pero la federación de Zimbaue está sumida en las deudas. Y el país, en el centro de la actualidad y en la incertidumbre después de un golpe militar y de la reciente dimisión por carta de su presidente. Qué desastre, qué mal todo.

2| Malasia, territorio neutral

Varios de los partidos de la fase de clasificación asiática se jugaron Malasia, y no solo esos en los que los malayos actuaban como local. Timor Oriental jugó en territorio malayo porque su Estadio Nacional (ojo a la foto) no cumplía con los requisitos necesarios. A Siria, por su parte, la guerra le obligó a buscar sede fuera de su territorio. Tras llamar a la puerta en Macao, encontró cobijo finalmente en Malasia. También Irak, otro estado sumido en un conflicto bélico, acabaría ejerciendo como local en el país del sudeste asiático en su enfrentamiento ante Arabia Saudí. Su casa provisional era Irán, pero los saudíes, debido a las graves tensiones políticas que mantienen con los iraníes, se negaron a jugar ante Irak en el estado persa. Paradójicamente, Malasia tuvo que jugar uno de sus partidos como local, el que le enfrentó a Emiratos Árabes (1-2), a puerta cerrada tras ser sancionado por el masivo lanzamiento de bengalas ante Arabia Saudí. Ya veis que en Asia está la cosa tranquilita.

3| Rusia se sonroja

Rusia, el país anfitrión del torneo, es el único combinado que no ha tenido que pasar por la ronda clasificatoria para ganarse su participación en el Mundial. Pero esto no significa que su camino hacia el torneo haya sido plácido. Todo lo contrario: mientras el resto de selecciones europeas se jugaban su pase a la Copa del Mundo, los rusos sumaban derrotas tan alarmantes como un 3-4 ante Costa Rica, un 1-2 contra Catar o un 0-2 contra Costa de Marfil; además de una pobre Copa Confederaciones en la que solo pudieron ganar a Nueva Zelanda. En Rusia harán todo lo posible para que el Mundial sea un éxito. ¿Estará la selección a la altura? ¿No querréis hacer enfadar a Vladimir, verdad?

4| Mejor que Holanda

Cuando en 2015 Hakim Ziyech, nacido en Holanda pero de ascendencia marroquí, decidió jugar para la selección de sus padres, en el seno de la selección neerlandesa no se lo tomaron demasiado bien. Concretamente, fue Marco Van Basten, entonces asistente del seleccionador Danny Blind, quien tildó al hoy futbolista del Ajax (en aquellos tiempos, del Twente) de “estúpido” por elegir un combinado de menor entidad. ¿Adivináis cuál de las dos selecciones jugará el Mundial y cuál verá un gran torneo desde casa por segunda vez consecutiva? Van Basten, tan acostumbrado a marcar goles, ha visto como esta vez se la han metido por la escuadra.

5| Naranja Bután

La fase de clasificación empezó obligándonos a poner la parabólica mirando al Himalaya. Bhutan, un remoto país que careció de emisiones de televisión hasta 1999, se lanzó a una aventura digna de un reality: jugar su primera previa mundialista de la historia. Su combinado nacional llevaba 18 meses sin jugar cuando en marzo de 2015 saltó al estadio de Colombo, en Sri Lanka, ante 3.500 afortunados. Ellos podrán decir que vieron en persona al equipo número 209 (de las 209 del ranking FIFA) cerrando bocas en directo. Porque a los ‘chicos del Dragón’ les dio por vencer 0-1. La vuelta, en la altitud de Thimphu, dos goles coronaron al “Ronaldo de Bhután”: un tal Chencho. Sí, Chencho, el bhutanero. Suena a peli porno pero la cosa aflojó rápido: en la segunda fase, ocho partidos, ocho derrotas, cinco goles a favor y 52 en contra. Un revolcón rápido, y fuera.

6| Gringos

El fútbol mexicano vive pegado a una serie de maldiciones que ansía superar. Mientras piensa en llegar al tan anhelado y casi místico ‘quinto partido’ de un Mundial, ha podido deshacerse de otro de los conjuros que le quitaban el sueño. En la fase de clasificación de la Concacaf pudo derrotar a Estados Unidos en territorio yanqui por primera vez en 44 años. Fue hace un año, el 11 de noviembre de 2016, un triunfo que les allanó el camino hacia una clasificación sencilla. Y para mayor gozo de los mexicanos, sus queridos vecinos del norte fueron incapaces de lograr el billete para Rusia. Quizá esa derrota en casa contra México fue un muro psicológico que los estadounidenses no pudieron saltar.

7| Suiza llega tarde

Solo Alemania, con diez triunfos, ganó más partidos que Suiza en la fase de clasificación europea (9). El equipo helvético se comportó casi como un reloj, pero su fiabilidad no fue total: solo sufrieron una derrota, ante Portugal, en el último partido de la fase de grupos. Un tropiezo que les obligó a tener que llegar tarde a Rusia’’18. Lograron alcanzar el Mundial en la repesca, después de una eliminatoria ante Irlanda del Norte en la que fueron muy superiores pero en la que acabaron pidiendo la hora. Durante la clasificación, también fueron el equipo que más balones envió al poste (7). Bastante poco precisos, para ser suizos. Acabaron histéricos y afónicos. Suerte que, además de relojes, los suizos también fabrican Ricola.

8| El base de Dinamarca

Dinamarca vuelve a acudir a un Mundial con algunos nombres interesantes del panorama europeo en sus filas. Es el caso del jugador del Tottenham Christian Eriksen, que lideró al equipo nórdico en la fase de clasificación al más puro estilo francotirador. El danés es todo un ‘triplista’: se ha especializado en anotar desde más allá del área, con cinco goles desde la larga distancia, una suerte en la que no ha tenido rival. De la misma manera, nadie reparte mejor el juego ofensivo que él, con hasta 37 ocasiones salidas de sus botas. Triplista y playmaker… En el draft de la NBA se lo rifarían.

9| En las antípodas del Mundial

El único representante oceánico en Rusia’18 será Australia, una selección que, de todos modos, juega la fase de clasificación con la confederación asiática. La marcha de los socceroos ha dejado un panorama desolador a sus vecinos, que se pelean por las migajas. Solo Nueva Zelanda parecía contar con opciones de jugar un Mundial, pero los ‘kiwis’ cayeron en el último escalón, en la repesca definitiva ante Perú. La buena noticia para los neozelandeses es que cuando se juegue el campeonato en Rusia, este verano, solo faltará un año para el Mundial de rugby.

10| Antiguos faraones

Mohamed Salah, autor del gol que dio la clasificación a Egipto para el Mundial de Rusia, ni siquiera había nacido la última vez que su selección jugó una Copa del Mundo. Fue en 1990, dos años antes de que llegara al mundo el actual futbolista del Liverpool. Sin embargo, el que sí que recuerda aquellos tiempos es Essam El-Hadary, el portero del combinado egipcio, que por aquel entonces tenía 17 años. Sí, has hecho bien las cuentas: acudirá a Rusia con 45 años y, si no hay imprevistos, se convertirá en el jugador más veterano en jugar un Mundial. Eso sí que es historia antigua. Chúpate esa, Tutankamón.

11| El timo de Timor

Aunque se independizó en 2002 de Indonesia, Timor Oriental fue durante cuatro siglos una colonia lusa en pleno sudeste asiático. Aún hoy el portugués es idioma oficial. Una gran ventaja, debieron pensar las mentes preclaras de su Federación, para ir a ‘fichar’ al gran exportador del fútbol mundial: Brasil. Y comenzaron a aparecer brasileños con ancestros timorenses. Lo típico, empiezas captando algún Dos Santos de Curitiba y acabas con siete brasileños jugando un Timor Oriental-Palestina valedero para el Mundial. Los palestinos detectaron el timo, y ahora Timor está expulsada de la futura Copa Asia. Tiempo para buscarse un nuevo mote: al cachondo que les apodó la Pequena Nação do Samba se le ha acabado el chollo.

12| La Suecia del bienestar

No vamos a engañarnos a estas alturas. Tras una Eurocopa en la que fue colista de su grupo y solo pudo sumar un gol en tres partidos (y además, fue en propia puerta), superar la fase de clasificación para el Mundial se antojaba, para la Suecia post-Ibrahimovic, una quimera. Pero a costa de una errática Holanda, logró el segundo puesto que daba acceso a la repesca. Ahí esperaba Italia, un hueso duro de roer al que, milagrosamente, ganó por la mínima en la ida y dejó sin marcar en 180 minutos. La fiesta que se vivió en San Siro fue apoteósica. Pero no más que la imagen del seleccionador, Jan Andersson, recogiendo todas las botellas y trozos de papel que los jugadores lanzaron en el suelo del vestuario. Ya nadie les podrá acusar de no haberse clasificado al Mundial de forma ‘limpia’.

13| El niño prodigo

Cumplir la mayoría de edad suele dejar grandes regalos. Una fiesta sorpresa. Un viaje especial. Y si eres hijo o hija de papá, puede que hasta las llaves de un coche. Desde que el pasado mes de diciembre sopló 18 velas, Kyllian Mbappé no ha dejado de coleccionar ofrendas. Goles en octavos, cuartos y semis de Champions, una liga francesa, el debut con la absoluta y hasta el honor de ser el fichaje más caro de la historia del fútbol. Salvo sorpresa, y para continuar con la racha, también estará en el Mundial defendiendo a Francia. ¿A ver si va a ser la subcampeona de Europa la que ha recibido el regalo de todos los tiempos?

14| Los ‘ahorros’ de Andorra

Consciente de que jamás estará en un gran torneo internacional, la selección andorrana se conforma, muchas veces, con evitar goleadas deshonrosas. Este año, sin embargo, el combinado pirenaico ha logrado superar todas las expectativas. Primero, derrotando a domicilio a San Marino (0-2), rompiendo una racha de 86 derrotas consecutivas y logrando dos goles en un partido 15 años después. Y más adelante, ganando en partido oficial a una Hungría que en la pasada Eurocopa le sacó un empate a la vigente campeona, Portugal. No se veía un botín de este calado en el Principado desde que los Pujol trufaron los bancos de Andorra La Bella con la herencia de ‘l’avi’ Florenci.

15| Goles son amores… rotos

Con 16 goles, el ariete polaco Robert Lewandowski se coronó como máximo anotador de la fase de clasificación para el Mundial de la zona UEFA. Con 9 dianas, el delantero uruguayo del PSG, Edinson Cavani, hizo lo propio en la zona Conmebol. Y con 16 chicharros, el ariete de los Emiratos Árabes Unidos Ahmed Khalil se convirtió en el pichichi de la zona CAF. La única diferencia respecto a los otros dos es que el futbolista del Al-Jazira verá el Mundial desde el televisor. Un saco de goles que no tuvo premio, y eso que el bueno de Khalil se esforzó de lo lindo: firmó cuatro goles por partido en hasta dos ocasiones. La primera, ante Malasia. La segunda, ante Timor Oriental. Podrán ser más o menos fundadas las críticas a una selección que hasta no hace mucho estuvo dirigida por Edgardo Bauza. Pero nadie podrá achacarle a la estrella de equipo ser un ‘Golfo’.

16| Susto o muerte

Al campeón cada vez se le respeta menos. Y la mejor prueba la tenemos cuando uno repasa la lista de clasificados para participar en la Copa del Mundo de Rusia. La bicampeona de América, Chile, fuera. La campeona de la Copa Oro, Estados Unidos, fuera. La campeona de Oceanía, Nueva Zelanda, fuera. Y la campeona de África, Camerún, también fuera. Las dos únicas selecciones que estarán en Rusia como vigentes campeonas serán Portugal (Eurocopa 2016) y Australia (Copa Asia 2015), y no precisamente tras atravesar un camino de rosas. El conjunto luso tuvo que ganar a Suiza en el último partido de la fase de clasificación para sellar el billete directo. Y los australianos tuvieron que ganar a Honduras en la vuelta de la repesca tras regresar del Estadio Olímpico Metropolitano con un inquietante 0-0.

17| El dolor de muelas islandés

Si en 2016 acabaste harto de la fábula de esa pequeña selección del Atlántico Norte que sorprendió llegando a cuartos de la Eurocopa, ya puedes ir preparándote. Porque los islandeses lo han vuelto a hacer: después de empezar con un empate y una derrota en los primeros cuatro encuentros clasificatorios, los hombres de Heimir Hallgrímsson acabaron primeros en un grupo con Turquía, Croacia y Ucrania. Hallgrímsson, como ya sabemos, es dentista. Y ‘su’ Islandia promete ser un dolor de muelas en este Mundial sin representación de las cinco naciones más habitadas del planeta; ahí estará, sin embargo, un archipiélago con la población de Alicante.

18| ¡Ha sonado chooof!

Si esto fuera baloncesto, y el impacto de los jugadores en los partidos pudiese medirse en una hoja de cálculo, tendríamos claro el MVP del clasificatorio. Los números hablan por sí solos. Robert Lewandowski batió el récord anotador histórico de la zona UEFA en esta fase con 16 goles (tres hat-tricks incluidos), que suponen más de la mitad de los tantos que consiguió Polonia. No contento con eso, el delantero del Bayern también fue el futbolista que más veces acertó de penalti (6) y de libre directo (2), y fue segundo en la lista de los futbolistas que más faltas recibieron. Autarquía estadística. Adam Nawalka, el seleccionador polaco, deberá cruzar los dedos para que su ‘9’ no pille un catarro en la fría Rusia.

19| ¿A la Martínez va la vencida?

Cuántos años hace que nos venimos arriba con esta extraordinaria camada de talentos belgas, y cuántas veces nos hemos acabado desilusionando por su miedo a dar el golpe definitivo. ¿Veremos por fin en Rusia a un equipo capaz de pelear por el título? ¿Será el próximo verano cuando estos chicos despeguen definitivamente? Quién sabe. Mientras tanto, ellos, un año más, siguen a lo suyo, calentando al personal. Bélgica ha completado una fase clasificatoria casi perfecta, cediendo solo un empate en diez encuentros. La clave está en Roberto Martínez, que ha sabido afilar el instinto ofensivo de su selección (con 43 tantos a favor, ha empatado con Alemania como máxima realizadora). Para ello ha contado con la inestimable ayuda de uno de los dos mejores rematadores de cabeza del clasificatorio europeo (Lukaku, 4 tantos con la testa, empatado con Brest) y del jugón más filigranero con diferencia (Carrasco, 33 regates completados).

20| Gabón, o ‘Agur’ al Mundial

En África las fases de clasificación siempre dejan historias jugosas. Una de ellas, en sentido literal, porque hace dos meses los gaboneses culparon precisamente a un zumo de naranja de su adiós a Rusia. “Nos intoxicaron”, alegó el seleccionador de ‘las Panteras’, José Antonio Camacho, después de caer por 3-0 en el partido decisivo en Marruecos. Después de aquel jugo adulterado, Aubameyang y compañía no solo dijeron Gabón sino ‘Agur’ al Mundial. Aunque probablemente eso no fue lo más traumático: imaginad a Camacho sudando en pleno retortijón. Y ahora tratad de seguir con vuestro día como si nada.

21| Llorar no es de cobardes

Lágrimas de Farfán. No es para menos. 36 años después, Perú regresa a una Copa del Mundo. De los que estarán presentes en Rusia, es el combinado que más tiempo llevaba sin vivir desde dentro un Mundial (Egipto sumaba 28 años ausente y Marruecos, 20). Tras lograr la clasificación, el entrenador, Ricardo Gareca, tampoco pudo contener la emoción. Sí, el mismo que con un gol agónico marcado a los peruanos clasificó a Argentina para México’86, dejando sin premio a un país que ahora lo idolatra.

22| Provocando a Diego

Nigeria es el único de los cinco equipos africanos clasificados para Rusia que también compitió en el último Mundial. No es casualidad. ‘Las Súper Ágilas’ acumulan 36 partidos sin perder en eliminatorias. Toda una gesta que en el planeta solo supera España, con 63 encuentros imbatida. Aunque la que están liando estos de verde en el otro costado del charco sí es de récord. Hace poco tumbaron por 4-2 a Argentina en un amistoso; un golpe inesperado que provocó que el mismísimo Maradona se postulase para volver al banquillo de la Albiceleste.

23| Qué felices fuimos

Da igual si es en el césped o, como ahora, al frente de su federación de fútbol. Cada vez que llega una nueva Copa del Mundo, Croacia necesita sentir cerca al bueno de Davor Suker, cuya imagen quedará asociada para siempre al Mundial de 1998, en el que lideró a una selección que hizo historia colándose en las semifinales. Ante la falta de estímulos positivos que brinda el presente -el equipo sufrió más de los esperado en la fase de clasificación, cambió de entrenador y se vio obligado a jugar la repesca-, no queda otra que tumbar la mirada hacia el pasado para recuperar la fe.

24| Sin relevo

Hacía mucho tiempo que el viento no soplaba en contra de Chile. Aferrados a una de las mejores generaciones de su historia, los chilenos le habían cogido el gusto a eso de dar la talla en cada Mundial y, sobre todo, sacarle los colores a Argentina en cada final de la Copa América. Pero todo lo bueno se acaba. Alexis, Vidal y compañía no estarán en Rusia. La decadencia biológica ayuda a entender su ausencia. De los 11 futbolistas que fueron titulares en el partido decisivo ante Brasil, siete debutaron con Bielsa a partir de 2007, cuatro lo habían hecho antes de ese año y solo uno (Pablo Hernández) disputó su primer partido con ‘La Roja’ después, ya con Sampaoli como técnico.

25| El regreso de Las Águilas de Cartago 

Túnez se había acostumbrado a estar en la Copa del Mundo. Y es que, después de estrenarse en un Mundial en Argentina’78, Las Águilas de Cartago estuvieron presentes en los torneos de 1998, 2002 y 2006. Ahora, tras dos ediciones ausentes, el que fue el primer conjunto africano en celebrar una victoria mundialista -3-1 contra México, en 1978- ha conseguido la clasificación para Rusia’18 y se ha ganado la oportunidad de volver a codearse con los mejores. Pero el equipo que dirige Nabil Maâloul -más de 70 internacionalidades entre 1985 y 1995 y cinco etapas como técnico de la selección- no viajará al país de los zares para ir de vacaciones. “Iremos a Rusia para llegar lo más lejos posible”, decía Wahbi Khazri, uno de los mejores jugadores del combinado, tras cerrar una fase de clasificación en la que han logrado cuatro victorias y dos empates.

26| Paulinho, ¿el ‘9’ de la canarinha?

Sorpresa. Ni Neymar, ni Gabriel Jesus, ni Philippe Coutinho, ni Roberto Firmino, ni Willian. El máximo goleador de la selección de Brasil en este 2017 ha sido José Paulo Bezerra Maciel. O sea, Paulinho. El centrocampista, aquel todoterreno que protagonizó el traspaso más sorprendente del pasado mercado de verano al dejar el Guangzhou chino para recalar en el FC Barcelona, ha cerrado el año con cinco tantos, dos más de los que han logrado Neymar y Gabriel Jesus. Según parece, Brasil ha recuperado el fútbol y la sonrisa. Pero cuidado, que la sombra del fantasma del 1-7 contra Alemania aún planea sobre el país más laureado de la historia de la Copa del Mundo.

27| La hora de la verdad

Desde que Julen Lopetegui se hizo cargo de la selección el día 21 de julio del año pasado, España no ha vuelto a perder ningún partido. El balance es casi intachable: diez victorias, seis empates, 52 goles a favor y tan solo diez en contra. Después de las decepciones de la última Eurocopa y del último Mundial, ‘La Roja’ se ha rediseñado para dar entrada a dos nuevos jugones -Isco Alarcón y Marco Asensio- y ahora vuelve a carburar… pero en Rusia’18, los rivales serán más complicados que Macedonia, Israel o Albania. Ha llegado la hora de la verdad.

28| La mala digestión de Italia

Caos táctico, pésima alineación de los jugadores, ambiente cargado en la Federación. Tres ingredientes que debidamente horneados al lento fuego de una fase de clasificación errática le han producido una indigestión histórica a todo un país de gourmets del fútbol como Italia. Sí, es verdad que el salto de Antonio Conte a Gian Piero Ventura parece tan arriesgado como cambiar a Sofia Loren por Cicciolina, pero no olvidemos el pésimo papel de la Azzurra en los últimos Mundiales (eliminada en la fase de grupos tanto en Sudáfrica como en Brasil). Y encima, en la repesca, Suecia, anfitriona del 1958. Precisamente la última Copa del Mundo incompleta, porque le faltaba una bota: la bota italiana.

29| Pura vida

Los Ticos han sido los mejores de la Concacaf tras los incontestables mexicanos. Será la quinta Copa del Mundo para Costa Rica, la selección más laureada de Centroamérica, que tendrá el reto de alcanzar el hito de 2014, cuando llegó hasta cuartos de final. Todo estará en manos de Keylor Navas pero, si la cosa se tuerce, siempre quedará el surf. Pura vida.
 
 

30| ¿Quién está al mando?

Esta nación asiática va con retraso en esto del fútbol: no debutó en un Mundial hasta 1994 y no permitió entrar a mujeres en los estadios hasta 2017. Arabia Saudita tiene el récord de inestabilidad en el banquillo de las 32 clasificados: en la fase de clasificación ha contado con hasta cuatro técnicos; el último de ellos, el argentino Edgardo Bauza, ya ha sido despedido, en la que ha sido su tercera destitución de una selección en un año.

31| El rejuvenecimiento de los tres leones

Sus equipos vuelven a atemorizar en Europa, la savia vieja ha dado un paso al costado y los nuevos estandartes de The Three Lions parece que responden a las expectativas, tanto en sus respectivos clubes como en la selección. Harry Kane no para de devorar registros goleadores, Marcus Rashford es un puñal por la banda, Dele Alli es la magia que se echaba de menos en el centro del campo y los Walker, Lingard, Lallana y compañía suman mucho más de lo que siempre ha restado la segunda línea de caballería inglesa. La fase de clasificación hacia Rusia ha sido casi impoluta -ocho victorias y dos empates-, solo falta redondearlo con un Mundial digno de los inventores del deporte rey. Con una Inglaterra más joven que nunca, es la hora de dar un golpe sobre la mesa, porque ya suman 27 años sin asomarse por las semifinales de una Copa del Mundo.

32| Alegría colombiana para combatir el frío ruso

“Nunca dejes de sonreír”, decía Gabriel García Márquez. Haciendo de esta cita una religión, la selección de Colombia es la alegría del fútbol. Lo demostró en Brasil’14, donde logró su mejor resultado histórico en un Mundial al alcanzar los cuartos de final. Dentro de unos meses, en la que será su quinta participación en una Copa del Mundo, la Tricolor viajará a Rusia con el objetivo de emular -o superar, ¿por qué no?- aquella actuación. Aun así, el camino para lograr la clasificación no ha sido nada fácil. De hecho, si el conjunto cafetero ha conseguido el billete para Rusia ha sido gracias a los grandes resultados conseguidos frente a los rivales más débiles del grupo. Y es que en los ocho encuentros contra los más fuertes -Brasil, Uruguay, Argentina y Chile- el combinado que dirige José Pékerman no ha podido celebrar ni una sola victoria.

33| Un árbitro parcial no pudo con Senegal

El mes de noviembre del año pasado se vivió un hecho sin precedentes en África. Sudáfrica y Senegal, encuadras en el mismo grupo en la lucha por asistir al Mundial, se enfrentaron en un duelo marcado por la polémica actuación del árbitro ghanés Joseph Odartei Lamptey, que señaló un inexistente penalti a favor de los sudafricanos, clave para la victoria de los locales por 2-1. La Federación senegalesa mostró una queja a la CAF y a la FIFA ante la parcialidad arbitral que hubo en ese encuentro y el máximo organismo del fútbol mundial actuó de oficio. En primer lugar, inhabilitó de por vida al colegiado y, más adelante, dictó que se debería volver a jugar el partido. Un año después, Sudafrica y Senegal volvieron a verse las caras y Sadio Mané, Kalidou Koulibaly y compañía sellaron la revancha ganando por 0-2 y certificando su billete para estar en Rusia el próximo verano.

34| Tres banquillos y un salvador

La selección de Argentina representa, en cierto modo, el paradigma de la inestabilidad entre las grandes potencias futbolísticas. ‘La Albiceleste’ es tan capaz de llegar a tres finales en tres veranos consecutivos, como de ver pasar a tres técnicos por su banquillo durante una misma fase de clasificación, dejando así un triste récord para la historia futbolística del país. El ‘Tata’ Martino, Edgardo Bauza y Jorge Sampaoli han sido los responsables de que la selección argentina haya llegado al próximo Mundial de Rusia a trompicones. Con menos fútbol del que esperan sus exigentes aficionados y una tumultuosa relación entre directiva, jugadores, prensa y quien se ponga de por medio, Leo Messi sigue siendo la única esperanza de volver a ver a un argentino levantando la Copa del Mundo.

35| El show de True Men 

El guionista del fútbol insiste en buscarnos la fibra sensible como si se tratase de aquel realizador de ‘El Show de Truman’. En este caso, de la gorra de Ed Harris sale la historia de una selección que nunca jugó un Mundial pero que roza la clasificación justo cuando su país atraviesa el quinto año de una durísima y compleja guerra civil a varias bandas, con implicación internacional y más de dos millones de refugiados. Siria pudo clasificarse de forma directa en su grupo, pero Corea del Sur le mandó a la repesca. Y ya en esa instancia, Australia solo pudo cortar el vuelo de ‘las Águilas’ en el tiempo añadido del partido de vuelta. Una historia preciosa, y lo mejor: sin Jim Carrey.

36| La gran retaguardia iraní

En la fase de clasificación asiática para el Mundial de Rusia ha habido una única selección capaz de salir invicta después de disputar 18 encuentros: la Irán de Carlos Queiroz. Los doce partidos ganados y seis empatados han permitido a la selección iraní acudir a una cita mundialista por quinta vez en su historia, siendo la primera ocasión que repite clasificación en dos Mundiales consecutivos. Quizá los once goles que ha anotado Sardar Azmoun han sido de gran ayuda para que Irán esté entre las 32 participantes, pero el gran mérito de esta selección ha sido su buen trabajo defensivo. Ha recibido únicamente cinco goles desde que iniciase la fase de clasificación y dejó un récord de doce encuentros clasificatorios consecutivos sin encajar un solo tanto.

37| La decaída ‘oranje’

Holanda ha vuelto a repetir el desastre de la última Eurocopa. Después de quedarse fuera de Francia’16, los neerlandeses tampoco se han ganado el billete a Rusia tras quedar empatados a puntos con Suecia, pero con menor diferencia de goles. Los veranos en los que Holanda se presentaba como la eterna aspirante al trono parecen ya muy lejanos y el relevo generacional ha sido uno de los grandes culpables de que la ‘oranje’ no sea ni la sombra de lo que un día fue. Sin Arjen Robben, Wesley Sneijder ni Robin van Persie, la selección holandesa necesita un paso adelante de sus nuevos futbolistas para volver a ser aquella que llegaba a finales de la Copa del Mundo, aunque luego siempre le toque morder el polvo.

38| Un palo para Trump

Qué pena que Donald Trump no pueda estar en Rusia este verano disfrutando del combinado nacional y de su amigo Putin. EEUU se ha quedado fuera del Mundial después de siete participaciones consecutivas. Aunque pensándolo bien, con una estrella de origen croata como Pulisic, un delantero negro como Altidore y futbolistas latinos como Bedoya o Castillo, quizá el republicano no hubiera estado muy a gusto.

39| Farolillo rojo

Se busca hada madrina para esta cenicienta. Corran la voz. Es urgente. Pasan las décadas y San Marino no consigue dejar atrás su ostracismo futbolístico. Difícil que lo logre un microestado con una población de poco más de 30.000 habitantes y una cultura balompédica forjada históricamente en la derrota (no ha ganado nunca en competición oficial). Volvió a cerrar una vez más la fase de clasificación como la peor clasificada de la zona UEFA, con diez derrotas en diez partidos, dos goles a favor y hasta 51 en contra. La pesada etiqueta de ‘Peor selección de Europa’ seguirá incordiando durante un tiempo más a este humilde combinado.

40| Buenas costumbres

En el país de las tradiciones ancestrales, hay una costumbre más reciente que está teniendo un buen arraigo entre los japoneses: clasificarse para el Mundial. Desde que los ‘samuráis azules’ acudieron por primera vez a un Mundial, en Francia 1998, no han fallado a ninguna de sus citas con la competición. Y han alcanzado los octavos de final en dos ocasiones, siempre cada ocho años. La última vez, en Sudáfrica’10. Así que en 2018 vuelve a tocarles superar la fase de grupos. Como buenos representantes del país del sol naciente, territorio amante del orden y de la tradición, no dudamos de que lo lograrán. Si así se produce, podremos hablar de otro éxito nipón. ¡Que corra el sake!

41| Gales Fail

Gales fue noticia en 2015 tras sellar la clasificación directa para su primera Eurocopa. Gales fue noticia en 2016 tras llegar a semifinales de la Eurocopa. Y Gales ha sido noticia este 2017 tras albergar una Liga de Campeones en la capital del país. No hay duda de que el fútbol ha hecho más por el turismo de Cardiff en tres años que los líos de faldas del Príncipe Carlos en toda su vida. Ahora Gales no estará en el próximo Mundial y, claro, la sensación de que algo se ha roto es solo comparable a la que siente su frágil estrella, Gareth Bale.

42| Don ‘Tackle’

Con un punto de 30 posibles, Malta cerró el Grupo F de clasificación europea y no estará en Rusia. Una pena porque eso nos privará de ver en acción al futbolista que más y mejor se desliza por un terreno de juego. Bueno, en el fondo tampoco estará Robben, pero sí acudirá Neymar, con su temor patológico a resbalar y su adicción a cambiarse las botas cada dos por tres. Pero en esta ocasión nos referimos a Joseph Zerafa, lateral izquierdo del Valletta que en la fase de grupos registró el récord de ‘tackles’ completados, 24. Una especialidad, dicho sea de paso, que no aportó absolutamente nada a su equipo. Como regar de Coca-Cola un whisky maltés, vaya.

43| Si Cristiano ruge, tudo bem 

Nadie disparó más veces en el viejo continente durante la fase de clasificación que Cristiano Ronaldo (51). Para que luego digan que el éxito (una Eurocopa ganada en Francia hace dos veranos) amansa a las fieras. Con el ‘7’ de Portugal dejando claro que tiene la ambición intacta, Fernando Santos respira más tranquilo. Tanto, de hecho, que incluso se anima a dar carrete a los menos habituales. Nelson Oliveira, por ejemplo, pudo disfrutar de nueve minutos en el clasificatorio. Fueron suficientes para que le marcara a Islas Feroe. Nadie, lógicamente, posee un mejor ratio de goles por minuto en Europa.

44| Sonríe Panamá

Por primera vez en su historia, Panamá estará en un Mundial. Esta efeméride nos hace pensar en la alegría que supondrá para los escasos cuatro millones de panameños y también para los aficionados de Oviedo y Málaga: el país de su mítico Dely Valdés por fin estará entre los mejores, cosa que no pudo lograr el considerado mejor futbolista panameño del siglo XX.

45| Artillería pesada desde Salto

Un país de poco más de tres millones de habitantes vio nacer a dos de los mejores delanteros del planeta. De hecho, podemos estrechar aún más el cerco señalando a la ciudad de Salto como el origen de todo. Edinson Cavani y Luis Suárez son los hombres gol de La Celeste y las aspiraciones del combinado de Óscar Washington Tabárez en Rusia pasarán, sobre todo, por la inspiración de cara a puerta de sus dos buques insignia. En la fase de clasificación para el próximo Mundial fueron los goles del ariete del París Saint-Germain -acabó como máximo goleador con 10 tantos- los que acercaron a los charrúa a Rusia. Por su parte, su compañero del Barcelona dejó el récord histórico de anotaciones en las clasificatorias de la Conmebol en 21 goles, los mismos que Leo Messi. No hay dudas de que Uruguay llegará a Rusia con una artillería que hace temblar a cualquier defensa.

46| La historia de Don Valon

Malmoe, Suecia, febrero de 1993: mientras un joven Zlatan Ibrahimovic pelotea en las calles de la ciudad, otra familia de origen balcánico celebra el nacimiento de su hijo. Son los Berisha, exiliados de la represión que sufren los kososvares a manos serbias. Ajenos a lo profético que puede sonar su nombre en castelldano, le bautizan como Valon. La familia se mudará a Noruega, donde el niño crece siempre pegado a la pelota. Pasa por todas las inferiores de la selección. Llega a profesional. Juega 20 partidos con la absoluta. Hasta que el 5 de septiembre de 2016 se quita la camiseta de Noruega y se enfunda la de Kosovo. Pero no le basta con participar en el debut oficial -tras años de presiones políticas- del combinado balcánico: la historia siempre dirá que el primer goleador de Kosovo fue don Valon.

47| ¿Huele a final?

La fase de clasificación de Alemania hacia el Mundial de Rusia no ha dejado ningún tipo de dudas. Diez partidos jugados y diez victorias. 43 goles a favor y solo cuatro en contra. Nadie, absolutamente nadie, ha sido capaz de plantarle cara a la Mannschaft en su camino hacia la quinta estrella en el pecho. En el pasado, únicamente cuatro selecciones fueron capaces de llegar a la cita mundialista con pleno de victorias en la fase de clasificación. Brasil abrió la veda antes de proclamarse campeona del mundo en México’70; la propia Alemania repitió la gesta de la verdeamarelha para viajar a España’82, aunque se quedó a las puertas de la gloria al caer en la final frente a la Italia de Paolo Rossi; y España y Holanda fueron las últimas en realizar una clasificación inmaculada en 2010, cuando Andrés Iniesta condujo a la ‘Roja’ hacia su primera Copa del Mundo, precisamente ante los tulipanes. Sí, todas ellas llegaron a la final después de sus impecables fases de clasificación. Aunque las estadísticas en esto del fútbol signifiquen entre poco y nada, Alemania las tiene todas de cara para seguir con la racha de las invictas.

48| El mayor Muslin

Serbia tocó fondo en la fase de clasificación de la pasada Euro registrando los peores números desde la época de la Guerra de los Balcanes. Menos de dos años después de la cita en Francia, sin embargo, ya ha vuelto a renovar su optimismo. Los Matic, Ivanovic, Mitrovic y compañía sellaron el billete a Rusia’18 liderando su grupo, por delante de otras selecciones a priori competitivas como Gales o Irlanda. Para ese giro de 180º, fue clave el papel de Slavoljub Muslin, el entrenador del bloque, que supo recuperar la fe de una afición desencantada. “Pocos hinchas creían que nos clasificaríamos después de ocho años fuera de los grandes torneos pero yo no hubiera asumido el cargo si no lo creyera posible. El mérito es de los jugadores, lo dieron todo en cada partido”, aseguró el técnico. Lo que no sabía este buen hombre es que, al poco tiempo, y con el objetivo logrado, la Federación Serbia le rescindiría el contrato sin dar explicaciones. Bueno, pues molt bé, pues adiós. 

49| Que vuelva 2002

Mientras Corea del Sur (la Corea buena, ¿eh?) alcanzaba el pase a su décimo Mundial con una fase previa impoluta, su estrella, Son Heung-Min, se ha convertido en el máximo goleador asiático de la historia de la Premier, por delante del también surcoreano Park Ji-Sung. Quizá sus goles no son suficientes para alcanzar el éxito de las semifinales de 2002… Habrá que tirar de Al-Ghandour.
 
 

50| Las apariencias engañan

Cada vez que Turquía se queda fuera de una nueva Copa del Mundo, todos nos llevamos las manos a la cabeza. “Otro clásico que se cae”, comentan los cuñados, fingiendo una tristeza como la que sienten cuando se encierran en el lavabo y, ya con los pantalones por los tobillos, se dan cuenta que han vuelto a dejarse el Marca en el comedor. Pero la realidad, la pura realidad, nos indica que lo normal es que la selección otomana no esté en el Mundial, al igual que pasará este próximo verano. Pese a que tendemos a envolverla cada curso con altas expectativas (tal vez por ese tercer puesto que alcanzaron en Corea y Japón), Turquía solo ha sido dos veces mundialista en toda su historia. La superan en esa faceta muchos otros países que, cuando no acceden a un gran torneo, nadie tilda de “decepciones”.