El fútbol vuelve al continente africano un mes de enero más. La trigésimo primera edición de la Copa de África se celebrará este año 2017. Gabón es el país elegido, tras un largo proceso de selección, para albergar la fase final de la competición que se desarrollará desde el 14 de enero hasta el 5 de febrero. De los 48 equipos que comenzaron su andadura, solo han quedado 16 que se disputarán el trono africano. Las ciudades gabonesas seleccionadas para la presente edición de la CAN son Franceville, Oyem, Port-Gentil y, la capital, Libreville. En el estadio ubicado en la capital, el Stade d`Angondjé se celebrarán tanto el partido inaugural como la final del torneo. El primer partido de la presente edición será el sábado 14 y enfrentará a las selecciones de Gabón y Guinea-Bisau.

El torneo tuvo su primera edición en 1957, en Sudán, por lo que la edición de este año supone el sesenta aniversario de la competición. A lo largo de todas las ediciones, los constantes problemas raciales del comienzo han ido desapareciendo satisfactoriamente. A partir de la edición celebrada en Gabón, el torneo presentará el patrocinio de la empresa francesa Total. Se trata de una empresa petrolera. El nombre de la competición pasa a ser, de esta forma, Copa Africana de Naciones Total 2017. Ese patrocinio evidencia la presencia francesa en la región gabonesa después de que esta se independizara en el año 1960. Una de las competiciones más multiculturales y emocionantes del planeta fútbol comenzará a rodar con todas las miradas fijas en Gabón. El fútbol vuelve a desviar la mirada de todos hacia África.

Nigeria, única ausencia destacada

La trigésimo primera edición del torneo se presenta con una selección de Costa de Marfil que intentará revalidar el título conseguido en la edición de 2015. Los marfileños consiguieron coronarse como campeones después de tres finales disputadas. Pese a ser los defensores del trono, no se postulan como uno de los principales favoritos, de inicio, para revalidar la corona africana. Selecciones como Argelia, Senegal o Ghana parten con algo de ventaja sobre los hombres entrenados por Michel Dussuyer.

 

La fase de clasificación para el torneo africano nos dejó algunas sorpresas como la eliminación de selecciones contrastadas como Nigeria, Etiopía o Sudáfrica

 

La fase de clasificación para el torneo africano nos dejó algunas sorpresas como la eliminación de selecciones contrastadas como Nigeria, Etiopía o Sudáfrica. La fase de clasificación africana, tanto para los Mundiales como para la competición continental, es una de las más anárquicas que se puedan observar en el mundo del fútbol. Cualquier equipo puede vencer a cualquiera y, en raras ocasiones, se da la ausencia de sorpresas. La fase clasificatoria consta de trece grupos donde solo el primer clasificado consigue el pase a la fase final del torneo. De esta forma se consiguen trece de los dieciséis clasificados finales. Otros salen de los dos mejores segundos de todos los grupos de la fase de clasificación. El último equipo es el país anfitrión del torneo.

Túnez cuajó una más que respetable fase de clasificación. Solo cedió una derrota ante Liberia y obtuvo unos números goleadores bastante positivos. La selección de la República Democrática del Congo consiguió vencer cinco de los seis encuentros de la fase de clasificación y eso la consagró como primera de su grupo con bastante diferencia con respecto a la República Centroafricana, contra quien perdió su único partido. La siempre presente Malí cerró al fase clasificatoria sin conocer la derrota. Cinco victorias y un empate fueron sus fantásticos números. Consiguió sacar una gran renta a sus goles, ya que no marcó en exceso, pero recibió solo tres tantos, siendo una de las mejores defensas de toda la clasificación.

Marruecos cuajó los mismos resultados que Malí en el Grupo F. No perdió ningún partido, en gran parte, por el gran nivel defensivo que exhibió. Con tan solo un gol encajado en seis partidos fue el equipo menos goleado de toda la fase de clasificación. El equipo más laureado de toda la competición, Egipto, consiguió una cómoda clasificación en un grupo compartido con Nigeria. Tan solo encajó un gol, al igual que Marruecos. Sin embargo, en su grupo solo hubo tres equipos por la retirada de Chad. La selección que más finales ostenta de toda la historia de la Copa de África, Ghana, se clasificó para la fase final sin cosechar ninguna derrota y siempre es un equipo a tener en cuenta a la hora de la verdad.

La vigente campeona, Costa de Marfil, fue encuadrada en un grupo con tres selecciones. Pese a que el nivel de sus rivales (Sierra Leona y Sudán) no suponía, a priori, un gran escollo para los elefantes, no consiguieron la clasificación con tanta ventaja como se preveía. Unos números muy pobres y una agónica clasificación final. Argelia se clasificó sin problemas como primera del Grupo J. Los argelinos fueron la selección más anotadora de toda la ronda clasificatoria, anotando un total de 25 goles en seis partidos. De esos 25 goles conseguidos, once fueron obra de Slimani y Soudani, siendo este segundo, máximo goleador con 7 tantos. La selección de Senegal fue la única que cerró la fase de clasificación con pleno de victorias. Burundi, Namibia y Níger no supusieron ningún escollo para los senegaleses, que ofrecieron unos positivos números de goles en contra. Por último, Camerún se clasificó en el Grupo M sin ceder ninguna derrota. Cuatro victorias y dos empates fueron suficientes para quedar primeros de grupo.

Favoritos con poca historia

La Copa de África es uno de los torneos más difíciles de predecir. Las características anárquicas de muchos jugadores y equipos han hecho de este torneo uno de los más interesantes de seguir. Cualquier equipo puede complicar la vida a las teóricas potencias futbolísticas. Desde 1957, esta competición nos ha dejado 14 vencedores ostentando varios títulos países que no entraban en las quinielas de la competición como pueden ser: Zambia, Sudán, Sudáfrica o el Congo. La presente edición de la Copa de África nos deja una amalgama de posibles campeones sobre el papel bastante amplia. No faltan equipos como Argelia, Malí, Ghana o Senegal. Pero tampoco podemos olvidar que algunas selecciones tienen capacidad de dar una sorpresa. Es el caso de Egipto, Marruecos o Camerún. A la vigente campeona, Costa de Marfil, también la meteríamos en ese grupo.

 

Desde 1957, esta competición nos ha dejado 14 vencedores, ostentando varios títulos países que no entraban en las quinielas de favoritos de la competición

 

El conjunto dirigido por Georges Leekens es uno de los principales candidatos a llevarse el título a casa. Los argelinos no pasaron de los cuartos de final en la edición de 2015 tras ser eliminados por el consiguiente campeón. La plantilla argelina destaca por su equilibrio en todas las parcelas del campo. M’Bolhi es el guardameta titular siendo uno de los más destacados dentro del continente africano. En la línea defensiva encontramos nombres como Bensebaini, Mesbah o Ghoulam. El lateral del Napoli es uno de los grandes activos atacantes en la banda izquierda. El centro del campo argelino es una de las parcelas más destacadas, con jugadores de la talla de Bentaleb, Taïder, Ghezzal, Brahimi o Mahrez. Lo único que se puede echar de menos es un mediocentro de perfil más defensivo entre tanto jugador técnico. Por último, en la parcela atacante encontramos la pareja más goleadora de toda la fase de clasificación: Slimani-Soudani.

Avran Grant tratará de guiar a la selección de Ghana hacia una nueva final. Los ghaneses no consiguen alzar el título desde 1982, después de haber caído en tres finales en los años 1992, 2010 y 2015. La convocatoria ghanesa cuenta en sus filas con parte de la generación que en el año 2013 consiguió el tercer puesto en el Mundial sub 20. El máximo goleador de ese certamen se encuentra dentro del equipo. Ebenezer Assifuah tratará de ser partícipe dentro de una línea atacante que cuenta con nombres como André Ayew, Asamoah Gyan, Jordan Ayew o el joven Samuel Tetteh. El nivel decrece en la parcela defensiva y en la portería. Sin embargo, en el centro del campo el nivel aumenta con jugadores rocosos en el mediocentro como Thomas Partey y Danuel Amartey. Mientras que en la zona de tres cuartos nos encontramos con Christian Atsu, Frank Acheampong o Wakaso Mubarak.

Senegal presenta la que puede ser mejor selección si tenemos en cuenta nombres e individualidades. Si Aliou Cissé consigue hacer del gran elenco de jugadores con el que cuenta un bloque férreo y sin fisuras, puede alcanzar cotas altas en la competición. El centro el campo puede ser la parte más destacada ya que encontramos jugadores como Diop, Kouyaté, Gueye o Saivet jugando en clubes de primer nivel internacional de la Liga Santander, Premier League o Ligue 1. La línea atacante no baja el nivel con el gran Sadio Mané como máximo exponente seguido de nombres como Keita Baldé, Mame Diouf, Moussa Sow o Moussa Konaté. Se trata de una conjunción de calidad entre jugadores muy jóvenes y experimentados. Es la mejor hornada senegalesa desde que el año 2002 se consiguiera el segundo puesto en la Copa de África. Hasta ahora la mejor actuación de Senegal en la competición africana.

La Copa de África 2017 puede ser el momento para que Malí consiga su primer entorchado africano. Los malienses tienen, como mejor resultado en una Copa de África, el segundo puesto alcanzado en 1972. La generación de jugadores que consiguió el tercer puesto en el Mundial sub 20 de 2015 ha llegado al primer equipo con ganas de colocar a su selección en la cima del continente africano. En sus filas se encuentra el mejor jugador de ese Mundial Sub 20, el efectivo del Mónaco Adama Traoré. A este le acompañan jugadores como Moussa Doumbia, Sambou Yatabaré o Lassana Coulibaly. En ataque destaca Bakary Sako, el delantero del Crystal Palace. El equipo de Alain Giresse no presenta grandes nombres en todas sus parcelas. Sin embargo, el francés debe saber conjungar las grandes individualidades con las que cuenta con los demás jugadores para poder formar un equipo compacto y efectivo de cara a conseguir llegar lejos.

Los históricos a dar la sorpresa

Por mera historia, la selección de Egipto siempre es uno de los principales candidatos a llevarse el campeonato. Sin embargo, la trayectoria de estos últimos años atrás hace que no parta entre las selecciones favoritas al título. No se consiguió clasificar para la Copa de África de 2015 cayendo en la fase de grupos. Héctor Cúper intentará hacer de un equipo poco experimentado una alternativa al título. Esa base para intentar dar la campanada estaría en el centro del campo y la línea atacante. Elneny es el eje sobre el que se debe asentar todo el equipo a la hora de salir jugando desde atrás. En la parcela ofensiva, Mohamed Salah deberá aportar la clase y el nivel goleador de una selección ausente de grandes nombres y que debe hacer del equipo su mayor argumento para optar al título.

Hervé Renard es el encargado de dirigir a la selección de Marruecos en la presente Copa de África. Los marroquís no estuvieron presentes en la edición de 2015 y pretenden ser un auténtico dolor de cabeza para las favoritas en la competición de 2017. Los hombres dirigidos por Renard cuajaron una fase de clasificación muy positiva. El técnico francés posee una plantilla plagada de grandes jugadores, sin embargo, el mayor contratiempo para los norteafricanos está en las bajas que presentan. Amrabat, Tannane, Belhanda y Boufal se perderán el certamen africano por lesión. Se trata de bajas muy sensibles, de jugadores contrastados e importantes dentro del plantel. Pese a todo, la convocatoria presenta nombres como el defensa de la Juventus Medhi Benatia, el mediocentro del Napoli Omar El Kaddouri o el atacante ex del Granada Youssef El-Arabi. La línea del centro del campo es su zona más destacada con jugadores como Obbadi, Faiçal Fajr, Nabil Dirar o Mehdi Carcela.

La selección de Camerún no se encuentra en el mejor momento de su historia, ni mucho menos. Los éxitos vividos en los años 90 y en los 2000 parece que no se repetirán, al menos de momento. El nivel de la plantilla es mucho menor que el de tiempo atrás. No aparecen nombres destacados como en aquellas épocas. Sin embargo, por historia, Camerún es una selección que suele luchar por cotas altas. Desde que en 2008 perdiera la final ante Egipto no ha conseguido llegar a una semifinal. El equipo dirigido por Hugo Broos no presenta jugadores contrastados, pero sí algunos nombres que le podían aportar bastante como es el caso del defensa del Lyon Nkoulou, el mediocentro del Marsella Clinton N’Jie o el atacante del Lorient Benjamin Moukandjo.

El vigente campeón no parte como principal favorito a levantar de nuevo el trofeo africano. Sin embargo y pese a la pobre fase de clasificación que cuajó, el equipo que presentan los elefantes invita pensar que estarán luchando en fases muy avanzadas de la competición salvo sorpresa. El héroe de la pasada Copa de África, Barry Kopa, no estará ya en la portería de los marfileños. Su lugar lo ocupará el meta titular del Mazembe, Sylvain Gbohouo. En la parcela defensiva cuentan con nombres tan contrastados como el defensa del Manchester United, Eric Bailly, o el lateral derecho del PSG, Serge Aurier. En el mediocentro encontraremos al incombustible Serey Dié junto con jugadores jóvenes como Cheick Doukouré, Franck Kessié o Jean Seri. Por último, encontramos una línea atacante renovada con respecto a años anteriores. Wilfried Zaha, Max Gradel, Salomon Kalou o Wilfied Bony optan a la titularidad en esa parcela del campo. No parte como uno de los favoritísimos, sin embargo, los hombres de Michel Dussuyer lucharan por dar a Costa de Marfil su tercer entorchado africano.

Jugadores a seguir

Aubameyang (Gabón; Borussia Dortmund)

pierre-emerick-aubameyang-gabon-01172015_ktqib72b88io10lsrfrm1hjx7El delantero del Borussia Dortmund es la principal baza de su selección para intentar dejar el listón alto en la competición que se celebra en su país. Gabón nunca ha conseguido pasar la ronda de cuartos de final de una Copa de África. Llegó a esa ronda en 1996 y en 2012 y no tuvo suerte. El delantero del Dortmund llega en uno de los mejores momentos de su carrera a esta edición de la Copa de África. El escaparate no puede ser mejor, ya que su país de origen acogerá el certamen. El acierto goleador de Aubameyang será un medidor de lo que pueda hacer la selección anfitriona en esta edición.

Ryad Mahrez (Argelia; Leicester)

Riyad MAHREZ Algeria

El mejor jugador africano del 2016 tenía que estar presente en la competición de su continente. Ryad Mahrez será uno de los principales argumentos de la selección argelina a la hora de aspirar a conseguir el título de campeón africano. Después de haber conseguido el grandísimo éxito de proclamarse campeón de la Premier League con el Leicester, Mahrez tiene entre ceja y ceja salir campeón de África como su selección. Entre otros muchos jugadores de gran calidad, Argelia cuenta con el nombrado mejor jugador de la Premier en el 2016 y mejor jugador africano. Además, el bloque acompaña. Si Ryad Mahrez es capaz de mostrar la versión que le ha llevado a encandilar al mundo entero en un equipo “humilde” como el Leicester, Argelia tiene mucho ganado.

Sadio Mané (Liverpool; Senegal)

Sadio_ManenewEl jugador del Liverpool es uno de los fijos para Klopp en el conjunto inglés. Posiblemente, llega en el mejor momento de su carrera. Ha disputado todo lo que ha podido con el Liverpool y ha anotado un total de nueve goles en 19 partidos disputados. Además, se ha consagrado como uno de los jugadores más desequilibrantes de la Premier por su gran velocidad y capacidad para driblar. Su rendimiento en banda se antoja fundamental dentro de una selección senegalesa que aspira a todo por nivel de plantilla. Mané llega en el mejor momento de forma que se le recuerda. Solo queda confiar en ver esa versión que tantas veces ha exhibido en su actual club en apenas media temporada disputada.

Serge Aurier (PSG; Costa de Marfil)

auriEl controvertido lateral del PSG es una de las esperanzas marfileñas a la hora de aspirar a revalidar el título de campeón de África. Aurier se ha convertido en un jugador importante para Emery en el PSG. El lateral africano aporta un gran rendimiento pegado a la banda derecha. Se desenvuelve con gran acierto en la parcela ofensiva, descuidando algo la defensiva. Se trata de un jugador de gran carácter, como ya ha demostrado con algún que otro conflicto en sus equipos. Los contrastados delanteros marfileños esperan que las subidas de Aurier por la banda se traduzcan en sus característicos centros. Un gran porcentaje del peligro que lleva la selección marfileña en sus encuentros nace de las incorporaciones atacantes de Aurier por banda.

Adama Traoré (Mónaco; Malí)

1434787417359kSi hablamos de Adema Traoré lo hacemos del mejor jugador del pasado Mundial Sub 20 celebrado en Nueva Zelanda en 2015. El punta del Mónaco fue el mejor jugador del torneo y el gran argumento para explicar el tercer puesto que consiguió su selección, Malí, en aquella competición. Sus goles fueron muy importantes en la consecución de aquel histórico tercer puesto del campeonato del mundo. En apenas siete partidos disputados entre todas las competiciones ha conseguido estrenarse con el conjunto monegasco en lo que a goles se refiere. Sus dos goles llegaron en las goleadas del PSG al Montpellier y al Lille. Gran parte de las esperanzas de su selección en esta Copa de África están puestas en él.