Barcelona-Real Madrid. Bayern-Dortmund. PSG-Mónaco. Juventus-Nápoles. Sí, las rivalidades europeas más reñidas de los últimos años auguran seguro otra temporada trepidante, con choques ajustados, clamor en las gradas y títulos en juego. Pero, a consecuencia de lo vivido este verano, cuesta no creer que hay un cruce que a partir de estos próximos meses podría desmarcarse por encima del resto. Manchester City y Manchester United iniciarán este sábado en Old Trafford un serial que, de tan esperado, trasciende a lo meramente futbolístico. De la mano de Copa 90, nos volvemos a subir a un avión y esta vez nos desplazamos hasta el norte del viejo continente. No hay dudas. Viajar a Manchester, hoy por hoy, es hacerlo al centro del mundo del fútbol.