“Si no existiera el Old Firm, Glasgow no sería ni de lejos tan conocida en el resto del mundo”. Ya lo veis. El fútbol, una vez más, como carta de presentación. Aunque ese deporte que practican Celtic y Rangers cuando se citan sobre un tapete verde, en el fondo, no es un tipo de fútbol cualquiera. Más bien es un futbol ardiente, pasional, desbordante. Un fútbol que toma sentido al entrar en contacto con el increíble ambiente que le rodea. Esta temporada, con el regreso del Rangers de las catacumbas, ha vuelto a resurgir una rivalidad sin igual en todo el viejo continente. Y nuestros compañeros de Copa 90 han puesto el foco sobre ella para que entendamos cómo se vive desde dentro.