*Esta lista está extraída del #Panenka63, un número que puedes conseguir aquí.


1. Gianni Infantino

No le hemos visto tocar bola más allá de los bombos de Champions y alguna pachanga con Maradona, pero su poder en el fútbol es innegable como presidente de la FIFA.

160227-Gianni-Infantino-FIFA

2. Pierluigi Collina

Durante su etapa en activo fue el árbitro más mediático del panorama internacional por su dominio del escenario y por su aspecto, sin vegetación en lo alto de la colina.

Fussball: Laenderspiel 2004, AUT-GER

3. Zinedine Zidane

Podría haber dicho “ni hablar del peluquín” cuando le plantearon relevar a Rafa Benítez. Pero la ocasión la pintan calva, y Zizou no la ha desaprovechado.

maxresdefault

4. Bobby Charlton

Durante años intentó disimular su alopecia con una cortinilla a lo Anasagasti que no resistía remates de cabeza ni golpes de viento. Y eso en Mánchester tiene su riesgo.

Bobby-Charltonb

5. Grzezorg Lato

Emblema de la mejor Polonia de la historia, se quedó sin Mundial por los pelos en dos ocasiones. Igual que la liga en la que brilló 11 temporadas, fue un futbolista Ekstraklasa.

n_seleccion_mexicana_futbol_mundial-6882070

6. Yordan Letchkov

Al ‘Mago’ de la Bulgaria del 94 ya le patinaban las moscas de frontal a parietal con veintipocos, pero la maquinilla nunca pasó por sus frondosos laterales.

Soccer World Cup 1994: Germany vs Bulgaria - Letchkov

7. Óscar Dertycia

Fue ‘Míster Proper’ en Cádiz y Tenerife, pero también se le recuerda con cariño en Barcelona tras haberle limpiado una Liga al Real Madrid.

dertycia-tw

8. Iván De La Peña

Precisión de cirujano a la hora de encontrar los claros en defensa y meter un injerto en forma de asistencia. Su visión de juego ponía los pelos de punta. A todos menos a él.

delapec3b1a3

9. Attilio Lombardo

Como futbolista era eléctrico, pero además hacía vestuario con su gran sentido del humor. De esos tipos que se pasan el día tomándote el pelo.

attilio-lombardo-juventus-1995_14uglaf8rawkx1xtkeig5blvgs

10. Fabien Barthez

La imagen de Blanc besándole la calva antes de cada partido de Les Bleus en Francia’98 se convirtió en icónica. Y funcionó tan bien que la cábala duró hasta la siguiente Eurocopa.

CmB5DplWYAEsxU2