Charles Dickens trabajó allí como policía durante un día para encontrar la inspiración en su obra “The uncommercial traveller”, aunque entonces yo aún no lo sabia. Solo sabía que era martes, llovía con disimulo y que me dirigía a hacer la entrevista en lo que hoy es un bar del centro de Liverpool. Salí del centro comercial que gobierna el corazón de la ciudad, torcí por un par de calles y aparecí casi sin quererlo en el bar. El establecimiento era de obra vista enrojecida, y ennegrecida a la vez, que olía a humedad, cerveza y Revolución Industrial. Stuart Fitzgerald me recibió en la puerta tan amable como sobrio. Me contó que el edificio, construido en la mitad del siglo XIX, en sus inicios fue una prisión y un cuartel de policía. Stuart, actual propietario del Bridewell Liverpool One, enseguida me habló de futbol, de la mercantilización del deporte y de la distancia que ha generado entre los clubes y la gente de la ciudad. Precisamente de aquí nace su nuevo proyecto. Harto de no poder permitirse llevar a su familia al estadio, se decidió, junto con tres compañeros, a crear un nuevo club en la ciudad. El pasado mes de noviembre se oficializó la gestación del City of Liverpool Football Club, y está previsto que empiecen a competir la próxima temporada. La entidad se constituyó como un supporter-owned club, es decir de propiedad exclusiva de los fans, y con una definida ideología socialista. Justo antes de empezar, me ofrece un trago, me alarga la mano y me extiende una tarjeta de presentación con su nombre y los colores y su cargo en el club. También su lema: City of Liverpool Football Club of the people, for the people, by the people.

Todo este proyecto nace de tres amigos.

Los tres somos los miembros fundadores: Paul Manning, Peter Furmedge y yo mismo, Stuart Fitzgerald. Paul es el presidente, Peter se encarga de la participación de la comunidad y yo de la participación de las empresas en el proyecto, tratando con cualquier compañía o negocio interesado en involucrarse en el club.

¿En algún momento os hizo miedo la empresa?

Tenemos confianza. Peter trabaja de consultor en Supporters Direct, una compañía especializada en el asesoramiento a entidades deportivas populares, que tiene unos conocimientos al respecto que nos son muy útiles. Creemos que tenemos las condiciones, pero también la experiencia para hacer avanzar este proyecto. Sumando a los tres fundadores, tenemos unas diez empresas en propiedad, así que acumulamos bagaje en términos de gestión.

“Por cómo se ha formado el club y por los resultados obtenidos, el FC United of Manchester es un ejemplo. Pero a su estadio no se le acercan mucho los fans del City. Nuestro caso será totalmente diferente”

En 2008, un grupo de aficionados del Liverpool creó la plataforma Spirit of Shankly, en contra de la adquisición del club por parte de los magnates americanos Tom Hick y George Gillet. ¿Es ese uno de los puntos de partida del movimiento que ha desembocado en este club?

Totalmente. Los tres fundadores nos sentimos muy identificados con las reclamas de Spirit of Shankly. La esencia del club comenzó con tres compañeros que estaban hasta las narices del capitalismo, de la presencia del dinero en el fútbol profesional del Reino Unido. Actualmente se habla en Inglaterra del fichaje de Lionel Messi con un sueldo de 800,000 libras a la semana. El caso es que yo soy padre de cinco hijos, y Paul y Pete también son padres. Y es para ponerse enfermo solo de pensar que si quieres llevar a la familia al partido del fin de semana, te puede costar tranquilamente 150 libras, sin contar comida y bebidas.

Entonces, ¿cuál es su opinión sobre tener la liga más potente del mundo en términos económicos que atrae a grandes jugadores?

Pienso que es vergonzoso e insostenible. Al final, las cifras terminaran siendo demasiado grandes y la gente que se pueda permitir ir a los estadios no sentirá en realidad un gran vinculo emocional con el club. Lo estamos viendo en las finales de la FA Cup recientemente. Se llena Wembley con 40.000 aficionados de los dos conjuntos, y las 40.000 personas restantes son simplemente patrocinadores, que después del descanso vuelven al campo 10 o 15 minutos tarde porqué aún están comiendo y bebiendo, sin importarles el juego. En los viejos tiempos, los asistentes al estadio eren gente local, que caminaban cada día por las calles de la propia ciudad. Nosotros queremos volver a esos días. Los niños que serán el futuro, vuelven hoy en día los fines de semana en casa después de jugar su partido y solo pueden ver la liga por la televisión. No pueden ir al campo ni ver nada en común entre ellos y sus ídolos. Como mucho los pueden ver entrenar. Y todo esto por lo que comentaba antes: la globalización, el predominio de las grandes multinacionales, ha convertido The beautiful game en turismo, economía.

Pero los estadios se llenan, a diferencia de otras grandes competiciones.

Desde un punto de vista más personal, por todo esto soy cada vez menos propenso a ir a un partido de Premier League. Sin embargo, me gusta ver como los jóvenes de la ciudad se buscan la vida y juegan en ligas menores. Con eso tampoco quiero decir que la Premier League no pueda contar con jugadores extranjeros, pero a la vez queremos ver chavales de casa que inspiren a nuestra gente con esfuerzo y este factor de identidad. Debe haber un equilibrio.

El pasado verano, en Liverpool, dos jugadores formados en la cantera de los clubes de la ciudad, Raheem Sterling i John Stones, solicitaban el Transfer request para fichar por equipos económicamente más potentes. ¿Ha cambiado en los jugadores el sentimiento de pertinencia a sus clubes?

Es una situación muy complicada. Tanto, que no se si hay una respuesta o solución clara. Lo que tengo claro que me preocupa sobre el fútbol profesional del país es su actual benefactor: Sky. Porqué, tarde o temprano, llegará un momento en el que los patrocinadores se hartarán de fútbol y decidirán reenfocar su negocio para poner el dinero en otro sitio. No es sostenible. ¿Puedes imaginar las decenas de miles de puestos de trabajo que dependen del fútbol en este país? Hoy vemos un club de la dimensión del Bolton, que hace pocos años estaban jugando contra el Bayern de Múnich en competiciones europeas, y que hoy tiene una deuda de 173 millones de libras. Está a punto de quebrar, ¡y es uno de los fundadores de la Liga! Y aun así, seguimos caminando hacía la mercantilización del fútbol. A esto nos oponemos.

Un club con una clara ideología.

Absolutamente. La ideología es exclusivamente socialista. Los costes de ir a los estadios, los sueldos de los futbolistas, el precio de Sky, todo aumenta. Por esto llegamos a la conclusión de que solo hay una respuesta para la gente de clase trabajadora que pierde contacto con el deporte: fundar nuestro propio club, para la comunidad, para los fans. El City of Liverpool FC solo permite single shares, que cada persona puede tener solo una parte del club. Cualquier socio puede pagar 10, 100, 1.000 o 100.000 libras, pero poseer solo una única participación para garantir la pertinencia de la entidad a los fans.

¿Cómo empezó todo este proyecto y cuando está previsto que culmine todo el proceso?

Hará unos dos años des del día en el que nos reunimos para decirnos “a ver, ¿qué pretendemos hacer?”. Basta de seguir hablando y que nada cambie, e hicimos el paso adelante. Fundamos la organización en enero de 2015 y a finales del mismo año se oficializó la constitución del club. Esperamos poder jugar en la North West Counties League, en la décima división del fútbol inglés, la próxima campaña. El mes de febrero la Liga nos comunicará su decisión, pero esta no será ratificada hasta mayo en la sede central de la FA. Somos optimistas y creemos que seremos admitidos. Todo acabará más tarde de lo que nos gustaría, pero a partir de aquí iniciaremos procesos para dar una estructura más solida al club. Desde definir el equipo directivo hasta buscar entrenador y jugadores.

En la región del Merseyside hay varios clubes semiprofesionales que mantienen relación con Liverpool: el Bootle FC, el Marine FC o el AFC Liverpool. ¿Cómo podréis diferenciaros de todos ellos?

Liverpool actualmente no tiene ningún equipo semiprofesional dentro de los límites de la propia ciudad, y queremos ocupar este espacio para la gente. Es una de las bases de la filosofía del club.

Y en Manchester, los últimos años, ha hecho mucho ruido la irrupción del FC United of Manchester, un club creado bajo un mensaje muy similar al vuestro, que ha cosechado grandes resultados últimamente.

Por como se ha formado el club y por los resultados obtenidos, el FC United of Manchester es un ejemplo. Pero al estadio del United of Manchester no se le acercan mucho los fans del City, por su vinculo con el Manchester United. Nuestro caso será totalmente diferente. Yo soy un evertonian y Paul y Pete son liverpoolians, pero el City of Liverpool FC no quiere mantener ese tipo de relación con ningún equipo profesional. Queremos que sea la encarnación de la cultura scouse de Liverpool, y de la antigua perspectiva radical, socialista y de la clase obrera de la ciudad.

“Tarde o temprano, llegará un momento en el que los patrocinadores se hartarán del fútbol y decidirán reenfocar su negocio para poner el dinero en otro sitio. No es sostenible”

Sin embargo, el pasado diciembre se oficializó que, la temporada que viene, el City of Liverpool FC compartirá estadio con el Bootle FC, en una localización que no está propiamente dentro de Liverpool. ¿Es una decepción?

Evidentemente no es lo que más nos gustaría. Des que lo comunicamos, dejamos claro que seria un vínculo a corto plazo. Estuvimos mucho tiempo trabajando con al ayuntamiento en ese sentido, pero había un gran problema: aunque Liverpool es la ciudad del país que ha generado más futbolistas en las cuatro divisiones más importantes del país, no dispone de instalaciones deportivas homologadas para entrar en competición, a parte de Anfield y Goodison Park. Hay solo una instalación que puede adaptarse, que es el campo de la Liverpool County Football Association. El tema es que el Everton está considerando seriamente mover su estadio a esa localización en un futuro, y por eso la entidad consideró que no era conveniente cederla a un non-league club. El campo del Bootle FC está a 200 yardas de la frontera. Sigue siendo parte del Merseyside, un territorio scouse.

¿Hay alguna opción de encontrar una mejor localización en el futuro?

Hemos firmado un acuerdo para dos años, para tener estabilidad, pero solo hemos anticipado el dinero del primero. Básicamente, por si se produce algún cambio que nos permita movernos el año posterior. Por el momento, estamos trabajando con tres organizaciones que poseen potenciales instalaciones para nuestro estadio. Sería fantástico tenerlo preparado de cara al 2017.

¿Cómo ha recibido la gente de Liverpool la creación del nuevo club?

Los fans están entusiasmados. Hemos tenido un numero de soportes fenomenal. Tenemos más de 5.500 seguidores en Twitter (@CityofLpoolFC). En los inicios, en solo nueve días un total de 170 personas se hicieron socios del equipo y tenemos un grupo de más de 60 voluntarios. Evidentemente nos gustaría crecer más y más rápidamente, pero para que eso pase tenemos que seguir trabajando constantemente. Por mi parte, durante los últimos meses me he estado reuniendo con distintas empresas interesadas en colaborar con el club. Todo el mundo es bienvenido en el City of Liverpool FC, solo hace falta encontrar de qué forma se puede implicar cada caso.

Los precios de los abonos son realmente irrisorios: 10 libras para toda la temporada.

Son totalmente populares. Como dices, el abono para adultos es de 10 libras al año. Pero a través de nuestra página web, donde todo el mundo puede conocer como colaborar o vincularse con el club, hemos propuesto opciones y tarifas distintas. El abono de los jóvenes y el de los pensionistas es de cinco libras, y también tenemos varios packs familiares, porqué el fútbol tiene que volver a ser una actividad para el núcleo familiar. También estamos presentes en el estadio y hacemos reuniones mensuales con los socios por ser más próximos a la gente. Y hemos diseñado una serie de estrategias a nivel de transporte para facilitar la comunicación desde la ciudad al estadio provisional. Nos queremos asegurar que toda la gente tenga ganas de ver al equipo.

¿Es factible crear un club competitivo con, probablemente, unas posibilidades de obtener recursos más limitadas a las de otras entidades?

Absolutamente. La realidad es que mucha gente que está involucrada en el fútbol profesional se ha interesado por nuestro proyecto. Puedo decirte que un manager profesional, que actualmente está trabajando en un club de entre las tres mejores divisiones del país, ha asistido a nuestras reuniones y nos ha comentado su gusto por el proyecto. Y es uno de los 92 managers que actualmente es profesional en el Reino Unido. Ver que gente de estos niveles tiene ganas de que esto salga bien nos da mucha confianza para seguir en la misma línea, con la misma ideología que defendemos. Al fin y al cabo, poder hacer esto con nuestra gente es lo mejor de todo.

JS72107338-1