Celta 7-0 Benfica (25-11-1999)
7.3Nota Final
IMPORTANCIA8
EMOCIÓN5
TÁCTICA6.5
ESPECTÁCULO9.5
Puntuación de los lectores 4 Votos
9.2

Los niños nacidos en Vigo a partir de la segunda mitad de los 90 nunca han escuchado batallitas relacionadas con la guerra. Lo único que les han contado sus abuelos, mientras ellos restaban atónitos sobre sus rodillas, son las gestas del ‘EuroCelta’, aquel equipo que, de la noche a la mañana, se convirtió en un auténtico matagigantes que se paseaba por los estadios de España y de Europa impresionando con su juego atractivo, alegre y arrollador. Qué tiempos aquellos…

Y es que, entre el 1996 y el 2004, el Celta de Vigo consiguió un sinfín de excelentes resultados en la liga -seis cursos seguidos terminando entre el cuarto y el séptimo lugar-, en la Copa del Rey -subcampeones en 2001 y semifinalistas en 1997-, en la Liga de Campeones -eliminados por el Arsenal en octavos de final en 2003-, en la Copa de la UEFA -tres años consecutivos alcanzando los cuartos de final-, e incluso en la extinta Copa Intertoto, una competición en la que el cuadro celeste se proclamó campeón en 2001 tras derrotar al Zenit de San Petersburgo.

Sin duda, durante esta época dorada, el Celta le regaló a su afición una gran cantidad de noches históricas. ¿Golear al Real Madrid por 5-1 y a la Juventus por 4-0? ¿Ganar por 3-1 al Liverpool en Balaídos y volver a vencerle por 0-1 en Anfield Road? ¿Derrotar al Milan de Kaká en el mismísimo Estadio de San Siro? Sí, todo era posible para aquel célebre conjunto.

 

Entre la inacabable lista de proezas del ‘EuroCelta’, hay una que brilla con luz propia

 

Pero entre la inacabable lista de proezas del ‘EuroCelta’, hay una que brilla con luz propia. En la temporada 99-00, los vigueses se plantaron en los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA después de eliminar al Lausanne Sports suizo y al Aris griego. Allí le esperaba el líder del fútbol portugués, el Benfica de Jupp Heynckes, que había superado al Dinamo Bucarest y al PAOK en las dos rondas previas y que tenía al luso João Pinto y al checo Karel Poborsky como dos máximas figuras. Junto a ellos, también empezaban a destacar tres jóvenes futbolistas: Maniche, Nuno Gomes y Robert Enke, aquel guardameta alemán que falleció fatídicamente en 2009.

Ciertamente, la categoría del Benfica hacía presagiar una eliminatoria muy complicada para el Celta. Más aun teniendo en cuenta que dos de sus mejores jugadores -Juan Sánchez y Michel Salgado- habían dejado el proyecto en el verano anterior. No obstante, los grandes fichajes de aquel curso -Everton Giovanella, Gustavo López, Juanfran García y Benni McCarthy- encajaron rápidamente en los esquemas de Víctor Fernández.

Con todo, el jueves 25 de noviembre de 1999, el ‘EuroCelta’ volvía a disputar unos dieciseisavos de la Copa de la UEFA por segundo curso seguido. Y, como no podía ser de otra manera, Balaídos se vistió con sus mejores galas para presenciar el espectáculo. Así pues, a las 9:30 de la noche, 21.000 hinchas del Celta y 9.000 del Benfica esperaban nerviosos el inicio de un emocionante encuentro entre dos de los equipos más potentes de la época en la península.

 

Aquella noche, algún valiente recorrió todos los bares de Vigo mientras sus amigos le iban invitando a copas por haber acertado aquel increíble marcador

 

Pero la verdad es que lo que presenciaron aquella noche fue muy diferente de lo que esperaban.

Una de las costumbres más divertidas de este deporte es la de juntarse con un grupo de amigos e intentar adivinar el resultado de un partido antes de que arranque. Unos aficionados son más timoratos, otros más optimistas… pero siempre hay un rebelde que se desmarca del resto al proponer un marcador improbable. Y aquella noche, después del encuentro entre el Celta y el Benfica, seguro que hubo algún valiente que recorrió todos los bares de Vigo mientras sus colegas le iban invitando a copas por haber acertado el increíble 7-0 con el que el conjunto gallego se impuso a uno de los históricos del fútbol continental.

Así, sin más. El intenso equipo de Víctor Fernández aprovechó la debilidad del Benfica para doblegarlo con una contundencia inaudita y para maltratarlo “sin piedad”, según explicaba El País el día siguiente. Fue “un abuso, un escándalo”, añadía la crónica, justo después de señalar que la defensa “indigna” del cuadro lisboeta “fue un guiñapo en manos del equipo vigués”.

Y es que, durante los 90 minutos del partido, el conjunto de Jupp Heynckes no pudo hacer más que perseguir las sombras de los cuatro hombres de ataque del Celta: los extremos Valeri Karpin y Gustavo López, el delantero centro Mario Turdó y el mediapunta Aleksandr Mostovoi, ‘El Zar de Balaídos’, el catalizador del juego celeste y el inventor de pases imposibles. Por detrás de ellos, Everton Giovanella y Claude Makélélé actuaron como basureros, limpiando el centro del campo y resguardando a la defensa infranqueable que formaron el portero Richard Dutruel y los defensas Juan Velasco, Fernando Cáceres, Goran Djorovic y Juanfran Gacía. De hecho, basta con decir que en aquel partido no participaron futbolistas de la talla de José Manuel Pinto, Mazinho, Albert Celades, Haim Revivo o Sergio Fernández para hacerse una idea de la excelente plantilla que Víctor Fernández tuvo a sus órdenes en la campaña 99-00.

El duelo contra el Benfica empezó bien para el Celta, que en el minuto 19 ya se encontraba por delante en el marcador gracias a un gol de penalti de Karpin. De hecho, en la previa, el futbolista ruso ya había avisado sobre cómo iba a afrontar aquel encuentro conjunto celeste: “Estos partidos son siempre inolvidables. Aquí tienes que vencer y, si puedes, machacar”. Con estas palabras resonando en la mente de los once jugadores del Celta, el equipo sentenció el enfrentamiento antes de llegar al descanso con los goles de Makélélé, Turdó y Juanfran.

 

Mientras el electrónico marcaba un inapelable 7-0 a favor del Celta, los hinchas vigueses no paraban de frotarse los ojos

 

Lejos de pensar que el 4-0 era suficiente, el equipo salió con el mismo ímpetu en el segundo tiempo. En un cuarto de hora frenético, Turdó, Karpin y Mostovoi aprovecharon tres asistencias de Gustavo López para marcar los últimos tres tantos locales. Corría el minuto 61, el electrónico señalaba un inapelable 7-0 a favor del Celta y los hinchas vigueses no paraban de frotarse los ojos, mientras se pellizcaban los unos a los otros para comprobar que estaban despiertos y que aquello que estaban viendo no era un sueño.

Precisamente, lo primero que dijo Víctor Fernández cuando pisó la sala mixta fue una prueba más que evidente de la magnitud de la hazaña. “Esto ha sido una pasada”, remarcó el técnico maño. Después, en tono jocoso, espetó: “Creo que podemos ir a Lisboa a jugar el partido de vuelta con cierta tranquilidad”. Y, al mismo tiempo que él atendía a la prensa y los jugadores del Benfica abandonaban Balaídos escoltados por la policía, los aficionados del Celta, eufóricos y exultantes, encumbraban a sus futbolistas a la categoría de héroes eternos.

Tras eliminar a la temible Juventus de Carlo Ancelotti en octavos de final en otra eliminatoria para la historia, el sueño del conjunto celeste se esfumó de repente al ser eliminados por un rival de menor entidad, el Lens francés. “Cuando el viento parecía más favorable, el Celta se desvaneció sin motivo aparente”, sentenciaba la crónica de El País, que también hablaba de una derrota “especialmente dolorosa por el modo y el momento en que sobrevino”. De hecho, después del partido, Víctor Fernández explicó que el vestuario estaba destrozado y Juanfran reconoció que “perder así duele muchísimo”.

Pero lo bueno del tiempo es que cura las heridas. Y, con el paso de los años, lo que ha quedado en el recuerdo de aquel magnífico ‘EuroCelta’ son las noches como la del 25 de noviembre de 1999, las noches en las que “Balaídos era una fiesta permanente”, tal y como recordó Víctor Fernández en Marca hace unos años. Porque, parafraseando a uno de los grandes sabios de este deporte, aquel extraordinario equipo no pudo ganar nada más que una Copa Intertoto, pero consiguió algunas pequeñas victorias con las que se ganó la admiración del mundo entero.