Bradford City y Bristol Rovers se cruzaron el pasado 2 de septiembre en la cuarta jornada de la League One —la tercera división inglesa—. ¿Un partido cualquiera? Quizá. Pero en Inglaterra cada encuentro es vivido con una pasión y una emoción indescriptibles. Salir de casa en dirección al estadio junto a tu padre, tu hermano o tu hijo; enfundarte la camiseta del club de tu ciudad y proteger el cuello con los colores de tu equipo; y llegar al campo, tu otra casa, para apoyar a los tuyos. Lo viven de una manera diferente. Da igual si es un partido de la Premier League, de la League One o de una categoría non-league (las divisiones no profesionales), en cualquier encuentro se respira puro fútbol por los cuatro costados.

Este Bradford-Bristol Rovers no es más que otra excusa para entender un poco más el fútbol inglés a través de sus aficionados. El fotógrafo Przemek Niciejewski captó con estas imágenes cómo se vive un día de partido en los aledaños de Valley Parade, el templo del Bradford desde 1903.