El último número de la Revista Panenka lo dedicamos a la Real Sociedad. Si quieres, puedes obtenerlo aquí.


El inicio de los años 80 estuvo marcado en el fútbol español por el dominio de los vascos. Primero, vinieron dos ligas para la Real; después, llegaron otras tantas a San Mamés. Los dos únicos campeonatos que se muestran en las vitrinas de Anoeta tuvieron cierto paralelismo. En la 80/81, un 26 de abril, el Sporting de Gijón y El Molinón se presentaron como jueces de una liga que se debatía entre Real Sociedad y Real Madrid. Los donostiarras visitaban tierras asturianas sabiendo que el empate les valía en el caso de que el Real Madrid solventara con éxito su duelo en Pucela. Los madrileños no fallaron y no fue hasta los últimos minutos del encuentro en El Molinón cuando la liga se vistió definitivamente de blanquiazul. Un gol de Jesús María Zamora —el 2-2 definitivo— a poco tiempo de que se cumpliera el tiempo reglamentario decantó la balanza hacia Donosti. La Real Sociedad cumplía el sueño y se proclamaba por primera vez en su historia campeón de liga.

364 días después, el 25 de abril de 1982, la Real Sociedad se encontraba en la misma tesitura que el año anterior. Esta vez, el campeonato había sido un tira y afloja con el Barcelona y, de nuevo, los txuri-urdin dependían de sí mismos para revalidar el éxito de la temporada anterior. Un solo punto separaba a ambos equipos, por lo que los azulgrana debían ganar al Betis en el Camp Nou y esperar a que la Real Sociedad cayera en Atocha en un caprichoso derbi para acabar el curso ante el Athletic. Al término de la jornada no se había cumplido ni una cosa ni la otra; el Barcelona empataba 2-2 y la Real, otra vez con un gol de Zamora, vencía al Athletic por 2-1. El título viajaba por segundo año consecutivo a Donosti, aunque sería la última liga que vería celebrar el viejo Atocha y el que aún sigue esperando Anoeta.

Recopilamos una galería de imágenes de aquel maravilloso bienio de inicios de los años 80 que tantas alegrías dejó en Atocha. La afición en El Molinón, la lucha contra el Real Madrid, el dominio vasco y las fotografías junto al trofeo son algunos de los recuerdos que nos dejaron aquellos dos años.

Si os fijáis, veréis una ‘i’ en la esquina de las fotografías que os permitirá conocer mejor el contexto de cada una de las imágenes.