Es fin de semana en el Estadio Miralbueno El Olivar y se respira el mismo ambiente de las últimas décadas. Este Club Social y Deportivo de Zaragoza acostumbra a tener un cóctel de carreras de niños, chavales con diferentes equipaciones y numerosos eventos cada sábado y domingo.

En 1963 se fundó El Olivar, como se conoce vulgarmente a este paraje que combina el deporte y la tranquilidad situado al sur de la capital de Aragón. Natación, baloncesto o tenis son algunas de las numerosas disciplinas que se imparten aquí. Pero este año un equipo está captando la mayoría de los focos por medirse de igual a igual ante los grandes del fútbol español.

 

ENTREVISTA A RAFA GRACIA, ENTRENADOR DE EL OLIVAR

 

Con Paco Rúa en los despachos (entrenador clásico del fútbol aragonés con tres temporadas de experiencia en Segunda B), el proyecto creció desde las catacumbas del fútbol juvenil. Trabajo, trabajo y más trabajo para conseguir que El Olivar volviera a la División de Honor Juvenil del fútbol español.

Compitiendo contra clubes que radican en el fútbol su principal sustento (FC Barcelona, RCD Mallorca, RCD Espanyol, Girona FC, Real Zaragoza), El Olivar es una de las sensaciones del Grupo 3. El pasado 11 de noviembre se colocó líder en solitario y actualmente es 5º tras dos derrotas seguidas, algo que no puede empañar unos meses sensacionales.

Siempre compacto y con una defensa férrea. // Foto de Santi Retortillo.

Pese a tener un equipo de fútbol en la regional aragonesa (se creó para que una camada de juveniles tuviera un sitio en el que jugar), El Olivar, en su sección de fútbol, es un club de formación. La categoría juvenil es el último peldaño antes de que cada uno tenga que volar por sí mismo. Tras lograr la hazaña de volver a la División de Honor siete temporadas después, Paco Rúa y Rafa Gracia (técnico del equipo y asentado desde hace años en el proyecto) tuvieron que reforzar muchísimo la plantilla para medirse a los mejores rivales de la zona.

PROYECTO CON SENSATEZ

Tras la algarabía del éxito del ascenso, en los despachos el discurso era claro: sin recursos económicos y sin nombre para atraer a gente de fuera. Paco Rúa empezó a llamar a las puertas de los diferentes clubes de Liga Nacional Juvenil sabiendo que “no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti”. Traducido: El Olivar no fue a un club de la provincia que ahora estaba en categoría inferior a llevarse a muchos futbolistas útiles. La premisa era clara. Máximo de dos jugadores por equipo. De esta forma, UD Amistad, UD Montecarlo, Giner Torrero, Stadium Casablanca, Unión La Jota Vadorrey y UD Balsas Picarral fueron las entidades zaragozanas desde las que llegaron fichajes para el proyecto 2017/18.

 

ENTREVISTA A PACO RÚA, DIRECTOR TÉCNICO DE EL OLIVAR

 

Excepción del Real Zaragoza (que también milita en la División de Honor), que cedió a cinco futbolistas para que Rafa Gracia se pusiera manos a la obra con una cifra en la cabeza: los 31 puntos que suelen asegurar la salvación. “Si los conseguimos la última jornada, bien, pero si lo logramos cinco partidos antes, mejor”, aseguró Rafa en agosto en una entrevista al Heraldo de Aragón. Ahora, y con más de media liga por delante, El Olivar está a cuatro puntos de alcanzar los añorados 31.

CINCO AÑOS DE CRECIMIENTO

Paco Rúa, nueve años ya en la entidad, se puso manos a la obra hace cinco como director técnico. En la 2011/12, El Olivar tenía 12 equipos y actualmente cuenta con 40. Pese a las dos derrotas seguidas en las dos últimas jornadas, los números son para destacar: 8 victorias, 3 empates y 3 derrotas con 12 goles recibidos en 14 jornadas.

16 de los 21 componentes de la plantilla terminan este curso su ciclo de juvenil. Algunos pasarán a Tercera División, quizás algún afortunado pueda dar el salto a Segunda B, pero lo cierto es que no todos podrán vivir del fútbol. Oportunidad para hacer historia con El Olivar y para lograr superar el peldaño con más corte de sus trayectorias.

Álvaro Montaner y Borja Sofi son dos de los pilares de El Olivar. Portero y central, uno y otro saben que la filosofía del equipo es ser consistentes y tratar de aprovechar su velocidad para transformar ocasiones (14 goles a favor en 14 jornadas para sumar 27 puntos).

Gran debut de Rafa Gracia en la máxima categoría juvenil. // Foto de Santi Retortillo.

El portero Álvaro es uno de los siete que ascendieron de Liga Nacional a División de Honor y claro conocedor de las premisas del míster: “Nadie se esperaba hacer este milagro en los primeros 12 partidos. Nos caracteriza la solidez defensiva y después lo rápido que salimos hacia arriba cuando robamos. Pero lo primero es defender todos”. Hace dos años en Juvenil Preferente y ahora defiende uno de los marcos menos goleados de la División de Honor Juvenil. Montaner sabe que tiene que aprovechar esta ola perfecta para lograr vivir en la playa del fútbol.

Cedido por el Real Zaragoza, Borja Sofi ya estuvo en la categoría el curso pasado, aunque con un sabor muy agridulce al descender con el zaragozano Santo Domingo Juventud. 64 goles recibidos en las 30 jornadas, todo lo contrario que está viviendo con El Olivar. “No me esperaba estar tan arriba en estas jornadas, es un sueño de todo el equipo”. Iniciado en el fútbol sala en su pueblo, Alagón, Borja desembarcó en el fútbol 11 con el UD Montecarlo y tras empezar como delantero fue retrasando su posición. En mente tiene como objetivo poder alcanzar la Tercera División aragonesa, aunque antes toca hacer algo sonado con El Olivar.

Mientras las hojas vuelan con el cierzo como motor, cada rinconcito de El Olivar saca pecho por lo que está haciendo un grupo de chavales descarados y sin ningún tipo de miedo. El sueño del equipo de División de Honor Juvenil no tiene límites y nuestros focos ya alumbran directamente a la zona sur de Zaragoza.