En el mundo digital, cumplir 10 años es toda una eternidad. YouTube se creó hace más de una década y es la tercera web más visitada del mundo, después de Google y Facebook, generando 300 horas de vídeo por minuto en todo el mundo. ‘YouTuberes quizás una de las palabras que más hemos oído en los últimos tiempos conjugada como fenómeno joven y para jóvenes. Y es que María Ferreras, directora de alianzas estratégicas de YouTube, explicaba recientemente en El País que “el grueso de la audiencia de la plataforma se concentra entre los 18 y los 44 años. Los usuarios entre 13 y 17 son muy activos y su consumo es muy alto, pero aun así la principal horquilla es de más edad”.

Para David Casellas, jefe de negocio de Squared Points, “YouTube permite a cualquier persona demostrar sus habilidades a todo el mundo. Antes en la televisión existían programas tipo Got Talent donde la gente se podía hacer famosa demostrando qué sabía hacer. Ahora con YouTube, desde que Justin Bieber se hizo famoso porque su madre colgaba sus vídeos cantando, todo el mundo ha entendido que si tienes una habilidad, tienes una oportunidad de hacerte famoso y ganar dinero con esta habilidad, además de crear una comunidad a tu alrededor”.

El gancho que tienen los ‘YouTubers’ entre los millenials es tal que las marcas se han decidido ya a contratar a estas super-estrellas del vídeo que ganan dinero con la publicidad que generan sus vídeos. Tienen más engagement que incluso estrellas de cine o deportistas de élite. Y en este último caso, en el mundo del deporte, y en particular, en el mundo del fútbol es donde existe mayor incidencia. Dentro del fenómeno de creación de contenidos, ni Real Madrid ni FC Barcelona dominan el ranking de canales de YouTube con más suscriptores y views. Ni tan sólo la marca de bebida (y mucho más) Red Bull, con su agresivo marketing de 360 grados. Son los llamados freestylers, quienes dominan el cotarro.

Nombres como Skill Twins, F2 Freestylers, Delantero 09, Erlend Fagerli, Erlend Fagerli, Andrew Henderson o John Farnworth deberían empezar a sonarnos porque son los freestylers con más éxito del momento. Son especialistas de hacer malabarismos con el balón que consiguen miles de visitas en todo el planeta, se codean con los cracks del fútbol de tú a tú y forman parte de campañas publicitarias.

Algunos de los pioneros de estan reversión del fútbol han sido Rickard ‘Palle’ Sjolander, Pawel Skora, MP, Hasip, Ars, Mirko, Gunther, Akim, LKR o Ethan. Pero uno de los mayores hitos del mundo freestyling fue el documental ‘In the Hands of the Gods’ que cuenta la historia de cinco chicos ingleses, héroes del balón, que tienen como objetivo recaudar fondos para costearse un viaje a Argentina para conocer nada más y nada menos que a Diego Armando Maradona. Es la historia vibrante de Sami Hall, Danny Robinson, Paul Wood, Jeremy Lynch y Mikey Fisher que aquí podéis ver:

Un negocio en aumento

En YouTube, el talento esporádico cada vez está más coordinado por las llamadas Multi Channel Network (MCN), empresas que gestionan el talento de usuarios que sobresalen en el terreno de los videojuegos, gastronomía, literatura, monólogos, etcétera. Existen diferentes MCN en España como Zoopa, 2btube o Squared Points. “Empresas como Squared Points -nos comenta David Casellas- permiten a los YouTubers optimizar su contenido y hacerlo más viral. Damos apoyo técnico y qualitativo para que su contenido esté perfecto y pueda sacar el máximo rendimiento económico”.

Y es que las marcas, además de estar insertadas en los formatos publicitarios que ofrece de forma natural YouTube, también han visto la oportunidad en los freestylers. La industria publicitaria está virando hacia el contenido de proximidad. “Cada vez más, las marcas tienen mayor interés en relacionarse con los freestylers porque son activos digitales que conectan con la audiencia y de forma orgánica pueden estar vinculados con los anunciantes a través del product placement, el branded content o otro tipo de estrategias publicitarias”, explica Casellas. Cada vez son más las firmas que organizan eventos, conferencias y competiciones con freestylers de todo el mundo. El fútbol, el deporte más democrático del mundo, se convierte en un espectáculo al alcance de todos. Y los ídolos ya no son sólo aquellos que aparecen sobre un terreno de juego.

Parece que el mundo de los hábiles usuarios de YouTube y los clubes de fútbol son dos espacios diferentes. Quizás un aficionado no cambiará nunca su equipo por un freestyler, porque con un club de fútbol conecta emocionalmente; pero difícilmente conectará a nivel personal. Con los freestylers y los skillers se generan emociones más próximas que no con los futbolistas ricos, famosos y casados con celebridades de la televisión.