La holandesa se ha convertido en un referente futbolístico. Jugadora más destacada de la Champions, MVP de la Eurocopa de Holanda, bota de bronce de la Euro y elegida como mejor futbolista del año en Europa. Sin embargo, estos resultados no son fruto de la casualidad. Martens ya había hecho méritos a nivel continental cuando se proclamó máxima goleadora del Europeo Sub-19 en 2010. Su debut con el conjunto tulipán se remonta a 2011, desde entonces lleva más de 50 partidos internacionales a sus espaldas y ya se ha convertido en un gran estandarte de su selección. Su próximo objetivo es triunfar en el FC Barcelona, pues la delantera oranje fichó el pasado julio por el equipo azulgrana. Y es la primera jugadora por la que un club español ha tenido que negociar y pagar por incorporar a una futbolista, puesto que tenía contrato con el Rosengärd hasta 2019.

Martens empezó en el fútbol a los cinco años en el RKVV Montagnards. Ocho años después ascendió a regional con el Olympia ’18 y participó en el proyecto de HvA (Hogeschool van Amsterdam), hasta que inició su etapa como profesional en el SC Heerenveen en 2009. En la máxima categoría ha competido en clubes como VVV Venlo, Standard de Liège, con el que ganó la Supercopa de Bélgica, Duisburg, Göteborg y el último, Rosengärd, vencedor de la Copa y la Supercopa de Suecia en 2016 y subcampeón de la Damallsvenskan (primera división de Suecia) en 2017. La holandesa, futbolista rápida y vertical, destaca por su instinto goleador y exquisita técnica, pues ha demostrado su habilidad en el uno contra uno gracias al buen manejo de ambos pies.

La selección dirigida por Sarina Wiegman con su fútbol llamativo, asociativo y visiblemente ofensivo consiguió frenar la hegemonía de las germanas y abrir una nueva etapa en la máxima competición del viejo continente. De esta manera, Alemania se apeaba de la Euro tras retener el título de manera ininterrumpida entre 1995 y 2013. El nuevo fichaje del equipo culé, titular en los seis partidos que disputó Holanda, consiguió brillar en el conjunto tulipán. Ya en el partido de apertura destacó sobre el resto al ser nombrada MVP gracias a la asistencia a Shanice Van de Sanden, que anotó el único tanto del encuentro ante la entonces vigente subcampeona, Noruega. Los éxitos de las holandesas las llevaron hasta la siguiente fase consiguiendo pasar invictas a octavos. En el partido que les dio el pase a cuartos volvió a destacar Martens, que desbordaba una y otra vez a la defensa de las belgas. Así pues, con una efectividad de 18 acciones de uno contra uno de las 25 que intentó, estableció un nuevo récord en la competición. Algunos medios compararon uno de los regates de la holandesa con el mítico gesto mágico de tacón de Johan Cruyff en el que lograba romper a su rival.

El último encuentro memorable que disputó fue el de la gran final. En el postrero partido, Martens completó un excelente torneo marcando su tercer gol ante Dinamarca y adelantando en el marcador a su equipo. Dos MVP, tres goles y dos asistencias en el total de la competición fueron suficientes para ganar la votación de los observadores técnicos de la UEFA, que le otorgaron el galardón de jugadora del torneo. La última en ganarlo había sido la delantera noruega Ada Hegerberg. Finalmente, la principal líder de la selección holandesa logró junto a jugadoras sobresalientes como Vivianne Miedema, Shanice van de Sanden o Jackie Groenen llevarse el título europeo, siendo Holanda la cuarta selección en lograrlo y la tercera en hacerlo como anfitriona.

Estos recientes logros le han permitido a Martens colocar la guinda al pastel, pues la jugadora se ha coronado como la primera holandesa en subir al estrado del Fórum Grimaldi de Montecarlo para recoger el premio de la UEFA como Mejor Jugadora en Europa. Un hito que solo han conseguido con anterioridad las futbolistas alemanas Nadine Angerer, Nadine Keßler, Célia Šašić y la noruega Ada Hegerberg. Pernille Harder, la centrocampista alemana y campeona de la Champions con el Olympique de Lyon y la también germana Dzsenifer Marozsán, que otorgó el oro a Alemania en los pasados JJOO de Río, fueron las otras dos aspirantes a ganar el premio.

Martens llega al equipo azulgrana con el mismo objetivo que tiene en la selección, ser la pieza clave del grupo. Es uno de los seis fichajes que ha efectuado el club este verano. El conjunto dirigido por Fran Sánchez busca situarse entre los mejores de Europa. Por ello, el equipo se ha abastecido de cinco jugadoras internacionales: la centrocampista francesa Elise Bussaglia, la exdelantera macedonia del PSG Natasa Andonova, la delantera inglesa Toni Duggan, la defensa brasileña Fabiana Baiana, que aterriza del Corinthians y lleva más de 80 internacionalidades a sus espaldas, y la propia Lieke Martens. Asimismo, se ha incorporado recientemente Mapi León, una de las mejores defensas de la Liga Iberdrola, que ha competido tres años en el Atlético de Madrid. Estas incorporaciones demuestran que el fútbol femenino español está más vivo que nunca y que desea situarse en el nivel de las grandes ligas, en especial el FC Barcelona, que esta temporada busca recobrar la hegemonía en Liga y Copa nacional, y que se codeará con las grandes potencias europeas en la Champions.