Cristiano Ronaldo ha superado la cifra de los 100 millones de seguidores en Instagram la misma semana que su hat-trick ha servido para apuntillar al Atlético de Madrid en las semifinales de la Champions League. Los éxitos en redes sociales de deportistas e instituciones suelen ir a la par de los triunfos sobre el césped. El portugués se encuentra entre los pocos que han entrado en el club de los 100M de seguidores en Instagram, entre los que están Selena Gómez, Ariana Grande, Beyonce y Taylor Swift. La estrategia en redes sociales del jugador del Real Madrid es, en general, más agresiva más temprana que la del jugador del Barça, Leo Messi. No obstante, Messi ya está por los 71 millones de seguidores en Instagram.

Instagram se está convirtiendo en una potente herramienta de marketing y su crecimiento está asombrando a su propios responsables. Según datos internos, cerca de 700 millones de personas usan Instagram al mes, y cerca de 400 millones la utilizan a diario. Cierto es que Facebook Messenger y Whatsapp, en el universo de Mark Zuckerberg, han superado la barrera de los mil millones de usuarios.

Atención a lo que hacen no sólo las instituciones deportivas de la Liga, la Premier o la Serie A. Medios como Bleacher Report, Visubal o Goal están potenciando sus perfiles en Instagram con enormes resultados.

Facebook ha puesto el ojo en Snapchat para copiar muchas funciones de esta red social pero lo bueno del asunto es que ha mejorado las nuevas opciones. Como escribía hace poco el analista tecnológico Farhad Manjoo en el New York Times, Instagram “se parece al Facebook de 2009 a 2012, cuando silenciosamente pasó de ser una de esas cosas tecnológicas que algunas personas a veces hacían a ser una de esas cosas tecnológicas que todos tus conocidos hacen todos los días”.

Y Snapchat muestra rasgos de cansancio. El crecimiento de Snapchat se ha desacelerado en torno al 82% después del lanzamiento de Instagram Stories, por ejemplo.

Snapchat vs Instagram

Cifras del Clásico

Hablando de Facebook, el Clásico no se disputó unas semanas antes de la cita del Bernabéu. Empezó a principios de abril. Real Madrid y FC Barcelona superaron la barrera de los 100 millones de likes en sus páginas oficiales. La entidad presidida por Florentino Pérez lo consiguió unas horas antes que su rival blaugrana. Los blancos se llevaron el gato al agua después de movilizar a sus principales estrellas. No obstante, hubo más que estrellas en los dos frentes.

En los últimos días cuando consiguieron lo que habitualmente se tarda seis meses, según La Vanguardia: entre el 30 de marzo y el uno de abril los blancos aumentaron un 3% el número de seguidores, frente al 1,3 de la entidad azulgrana para coronarse con 100 millones de seguidores.

No se consiguen estas cifras a base de cracks exclusivamente. Hay que tirar de inversión publicitaria para conseguir la meta de los likes. Y ambos clubes lo hicieron. Y es que a pesar de este pequeño triunfo blanco, el Barcelona sigue consolidado en una estrategia en el ámbito digital que empezó a mediados de 2010. Lo más importante, a pesar de todo, no son las cifras sino cómo se canalizan: ya sea a través de engagement o negocio digital.

Victoria azulgrana en el Bernabéu

Pero pasada esta primera batalla, el Clásico se convirtió en un evento deportivo de intensidad creciente. Y sobre todo, de alcance mundial. No es de extrañar, que en la misma semana, los últimos mosaicos en el Camp Nou y el Santiago Bernabéu fueran con mensajes en inglés. ‘More than a Club’, rezaba el mosaico en el Estadi en la previa del partido contra la Juventus en Champions League. En Chamartín, el tifo blanco era ‘The World is Real’.

Durante la previa, la Liga emitió en su página oficial en Facebook algunos de los mejores encuentros entre Real Madrid y FC Barcelona, aprovechando el enfrentamiento del fin de semana. La principal red social se ha consolidado como un potente activo audiovisual no sólo para los principales clubes sino también para la propia Liga. La televisión ya no está en nuestro salón de estar sino en nuestros smartphones.

Algunas cifras

Y el partido generó extraordinarias cifras en todo el mundo. Sólo en Facebook, el post final del Barça con el resultado generó 1,1 millones de reacciones, más de 35.000 comentarios y 247 shares.

Los datos facilitardos por Facebook muestran que la conversación al entorno del partido se generó en países tan dispares pero de enorme tradición de fans: México, Indonesia, Brasil, Estados Unidos y España fueron el top-5 en cuanto a países. Curioso por otra parte, que a parte de Messi y Cristiano, el tercer jugador más mencionado en la red social fuera Neymar Jr., que no disputó el partido por sanción.

Por su parte, en Instagram, los hashtags más usados fueron: #HalaMadrid, #RealMadrid, #FCBarcelona, #Messi y #ForçaBarça.

La memecracia

Y hablamos del imperio de la imagen desde un sentido amplio. El fotógrafo y ensayista Joan Fontcuberta publicó recientemente ‘La furia de las imágenes’, un ensayo en el que analiza cómo hemos perdido la soberanía sobre nuestras fotos. “Las imágenes han sustituido a la realidad”, comentaba Fontcuberta en un encuentro con el periódico digital El Español.

El fútbol, como lenguaje universal, entronca perfectamente con el valor también universal de las imágenes televisivas y, actualizando el discurso ya pasado en el siglo XXI, con un concepto tan intrínseco y propio de las redes sociales como son los memes.

Los memes son aquellas ideas, conceptos, expresiones y/o pensamientos manifestados por medio de imágenes, vídeos o textos que tienen gran poder de viralización y distribución exponencial. Ahora que hablamos tanto de fake news, el meme aterrizó y se consolidó antes como una buena previa de las noticias falsas. En el ecosistema de la memecracia, no importa la veracidad, importa el sentimiento que produce.

Y ahí mandan las redes sociales como entorno de crecimiento en el que imágenes icónicas de Lionel Messi como las de Santiago Garcés y Pep Morata se han convertido en patrimonio universal.

La foto original de Garcés, fotógrafo del Barça, en el momento de la celebración de la remontada ante el PSG generó 70 millones de visualizaciones en las redes del club blaugrana. ¿Cuántos likes y comparticiones generaron las diferentes versiones que se crearon en la Red a través de los memes? Alcance ilimitado. El Clásico de este pasado domingo, por su parte, nos deja la fotografía de Pep Morata, fotógrafo de Mundo Deportivo, con un Messi que hace levitar su camiseta después de su gol 500.

Pero aquí entra la lógica de las redes sociales. “En la era de la ‘posfotografía’ la autoría es nada. Tampoco importa la noción de originalidad. Se comparte, no se posee”, dice Fontcuberta.

“En la sociedad digital a los derrotados solo les queda el efímero placer del meme”, decía en su Twitter Carlos A. Scolari, profesor de la Universitat Pompeu Fabra y experto en transmedia. Y es que blancos y azulgranas, comparten en la derrota y la victoria, el humor y el meme por encima de cualquier otra verdad futbolística. Sin olvidar el principal axioma: el contenido es el rey.