Pese a la mala Eurocopa que está realizando, Suecia tiene prácticamente en su mano el pase a la siguiente ronda. Para ello deberá derrotar a una selección belga que llega con más dudas que hechos. Si en cada encuentro a Zlatan Ibrahimovic se le exige el máximo, ante Bélgica las expectativas son todavía mayores. En primer lugar por ser referencia de los suyos, y en segundo lugar porque aún no ha anotado ningún gol en este torneo.

Suecia arrancó la Eurocopa con un gris empate a uno ante Irlanda. Partían como favoritos pero en ningún momento ofrecieron ese rango de favoritismo. De hecho fueron incapaces de hacer un gol, ya que el anotado se lo metió Clark en su propia portería. Ante Italia ofrecieron una mejor imagen, pero en los últimos minutos del encuentro un golazo de Éder les privó del empate. Así pues, llegan a este encuentro con la obligación de ganar y esperar el resultado entre Italia e Irlanda para saber si se meterán como segunda o una de las mejores terceras.

Pocos equipos dependen tanto de un jugador como Suecia. Se trata de un Ibrahimovic contra el mundo y ver qué pasa, en ocasiones es suficiente pero no termina de ser la fórmula del éxito sueca. Pero esta Eurocopa se intuía diferente, parecía que por fin el espigado delantero tenía compañía. Varios jóvenes de la categoría inferior, que venían de ganar la pasada Eurocopa sub-21, completan a una generación que está ante una de sus últimas oportunidades.

La joven selección que ganó el europeo en la República Checa, por primera vez en su historia, lo hizo a través del colectivo. Seguramente no tuvieran los mejores jugadores del torneo, pero sí eran un sólido equipo al que difícilmente se podía meter mano. Vencieron a conjuntos con mayor talento individual, siendo compactos y buscando salir rápidos al ataque. Este patrón de juego choca con lo que ha sido Suecia en los últimos años, de todo menos un colectivo. Han ido rotando buenos jugadores complementarios para Ibrahimovic, sin terminar de ser un equipo competitivo. Siempre dependiendo de un destello del capitán.

Es por eso que el técnico Erik Hamrén ha llevado a Francia a cinco de estos chicos: Victor Lindelöf, Ludwig Augustinsson, Oscar Lewicki, Oscar Hiljemark y John Guidetti.

El técnico podía haber optado por llevar a algún jugador más de la generación de oro sueca, pero ha confiado en estos cinco. Todos ellos fueron titulares en la consecución del título y este año deben dar el salto a la selección absoluta.

Victor Lindelöf

Victor Nilsson Lindelöf_cromoSin duda ha sido el jugador sueco con mayor progresión en el último año. Su evolución ha sido toda una sorpresa, tras la lesión de Luisao fue contando con más minutos hasta hacerse con la titularidad en el centro de la zaga del Benfica. Lindelöf es un futbolista polivalente, que puede jugar tanto de lateral derecho como de central. De hecho en esta Eurocopa ya ha jugado en ambas posiciones, de central ante Irlanda y lateral frente a Italia. En este torneo se esperaba mucho por parte del jugador del Benfica, pero no está ofreciendo el nivel al que nos ha tenido acostumbrados meses atrás. Quizá el equipo portugués esperaba una revalorización para así podar sacar un buen montante económico.

Ludwig Augustinsson

Ludwig Augustinsson_cromoEstamos ante el otro lateral, en este caso izquierdo, del conjunto escandinavo. Augustinsson tiene menos cartel que Lindelöf, pero realizó un notable europeo. No termina de entrar en los planes de Hamrén, ya que compite con un jugador mucho más experimentado como es Martin Olsson. Milita en el FC Copenhague y ahí sí tiene mayor protagonismo, viene de conseguir la liga danesa con el club capitalino. En el juego del lateral destaca por encima de todo su golpeo de balón. El zurdo saca tanto los córners como las faltas en el Copenhague, repartiendo de esta forma varias asistencias. Además, se proyecta bien en ataque y suma mucho en posiciones ofensivas.

Oscar Lewicki

Oscar Lewicki_cromoEl medio es el único que aún juega en la liga local, lo hace en el club más laureado: el Malmö. El ex canterano del Bayern fue una de las sensaciones de la sub-21, sostenía a su selección con una sencillez impropia de un futbolista tan joven. Lewicki es un futbolista que guarda bien la posición pero también sabe mover el balón con criterio. El seleccionar Hamrén cuenta con él, y lo sitúa junto al veterano Källström. Ante la selección irlandesa salió como titular pero ante Italia tan solo disputó los quince minutos finales.

Oscar Hiljemark

Oscar Hiljemark_cromoHa sido de las pocas noticias positivas que ha tenido el US Palermo esta temporada. Hiljemark llegó el pasado verano procedente del PSV a un club caótico como pocos, donde su presidente, el excéntrico Maurizio Zamparini, sustituye entrenadores como quien acude a comprar el pan. Entre tanto caos, el sueco no ha hecho una mala temporada. El reto que tenía delante no era nada sencillo. Ha sumado cuatro goles y ha sido pieza clave para cada uno de los técnicos que ha tenido a sus órdenes. Hiljemark lo tiene complicado para entrar en la selección absoluta. Es en su posición, en el centro del campo, donde juegan varios jugadores veteranos.

John Guidetti

John Guidetti_cromoPosiblemente sea el más conocido por el público. Ya sea por lo buen futbolista que es, o por el carisma que desprende. El ex delantero del Manchester City y Feyenoord, entre otros, fue uno de los jugadores más cotizados tras el Europeo del pasado verano. Terminaba contrato con el conjunto de Manchester y el Celta estuvo muy rápido para firmarlo. Durante esta temporada ha contado con menos protagonismo del que se preveía, si bien es cierto que tiene una dura competencia en su posición. De Guidetti se espera que sea el complemento ideal en ataque para Ibrahimovic, aunque todavía no tiene el puesto ganado. Su papel en esta Eurocopa está siendo muy discreto, titular ante Italia y suplente frente a Irlanda. Ante la decisión del propio Ibrahimovic de abandonar la selección tras esta Eurocopa, Guidetti será quien asuma su rol goleador.